Publicado 26/11/2020 23:02CET

AMP.- Fútbol/Liga Europa.- (Crónica) El Granada acaricia el pase, el Villarreal lo aplaza y la Real lo deja en el aire

Luis Suárez, del Granada, Rubén Peña del Villarreal y Mikel Merino, de la Real Sociedad
Luis Suárez, del Granada, Rubén Peña del Villarreal y Mikel Merino, de la Real Sociedad - AFP7/EUROPA PRESS

MADRID, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Granada venció al Omonia de Nicosia (2-1) en un partido muy trabajado para acariciar el pase a los dieciseisavos de final de la Liga Europa, de igual forma que el Villarreal, que lo retrasó tras empatar en Israel, mientras que la Real Sociedad sigue sin arrancar en el 'Viejo Continente' después del 0-0 ante el AZ Alkmaar.

En el Nuevo Los Cármenes, el equipo de Diego Martínez se reencontró con la victoria después de dos tropiezos consecutivos en Liga y supo ponerse el mono de trabajo para dejar los puntos en casa y, prácticamente, el pase a la siguiente ronda. La superioridad del equipo andaluz acabó viéndose reflejada en el marcador.

Primero marcó Luis Suárez, a los siete minutos, asistido por Alberto Soro, el protagonista del segundo tanto de la noche en la ciudad nazarí. Antes empató el equipo chipriota tras un desajuste de Neva que aprovechó Ernest Asante para poner el 1-1 a media hora del final. Rui Silva no pudo hacer nada ante semejante disparo cruzado.

Pero el Granada no sólo no perdió la cara al partido, sino que dio un paso al frente para intentar llevarse los tres puntos. Y lo consiguió. Y tanto que lo consiguió gracias a una acción magnífica de su hombre más eléctrico, el venezolano Darwin Machís. Un disparo del ex del Leganés acabó en un rechace que no desperdició Soro con la cabeza.

El gol dio tranquilidad a un Granada que no se conformó con la ventaja y buscó el tercero en los minutos finales. La mejor forma de garantizar el triunfo, aguantando el balón y defendiendo desde la posesión, incluso en campo propio. La victoria deja a los nazaríes con 10 puntos de 12 posibles y muy cerca de la siguiente ronda.

Por su parte, el Villarreal tampoco certificar su presencia en los dieciseisavos de final de la Liga Europa tras empatar en su visita al Maccabi Tel Aviv (1-1), un punto que les acerca el billete para las eliminatorias, el cual deberán culminar dentro de siete días ante el Sivasspor para evitar sustos en la última jornada.

El equipo de Unai Emery, que necesita solo un punto para alcanzar ese billete, se adelantó en el Estadio de Bloomfield al borde del descanso gracias a una acción trenzada de Bacca que terminó con un balón interior para Alejandro Baena. El joven canterano del Villarreal definió a las mil maravillas desde una posición muy centrada.

El 'submarino amarillo' estampó en el marcador su dominio, aunque un empate tampoco hubiese sido un resultado descabellado en el tiempo de descanso. Tanto fue así que los israelítas pronto encontraron el 1-1 tras la reanudación, dejando en el olvido las ocasiones visitantes en botas de Kubo o Chukwueze. La mínima renta dejó muy pronto de existir.

El Maccabi -segundo del grupo con tres puntos menos- igualó la contienda con una buena jugada por la banda derecha que acabó en la izquierda tras un centro prolongado. Sin embargo, Aleksandar Pesic recibió solo en el corazón del área y pudo batir a Geronimo Rulli sin ningún tipo de problemas.

A partir de ahí los de casa fueron mejores, aumentaron sus líneas y gozaron de más oportunidades, sobre todo en el tramo final del encuentro, cuando los dos centrales del equipo castellonense Funes Mori y Juan Foyth dieron más facilidades de la cuenta a sus oponentes. Finalmente, el Villarreal guardó el punto, ayudado por la expulsión de Saborit en el conjunto locaol, y se queda muy cerca de confirmar el pase a dieciseisavos.

LA REAL EMPATA SIN GOLES

Por su parte, el equipo español que lo tiene más complicado es la Real Sociedad después de empatar sin goles frente al AZ Alkmaar. Los de Imanol Alguacil -líderes en la Liga- no encuentran la misma regularidad en Europa y son terceros del grupo F con los mismos puntos que su rival este jueves y dos menos que el Nápoles, líder.

El cuadro 'txuri urdin' tuvo ocasiones para adelantarse, pero también sufrió los zarpazos de su oponente, entre ellos un disparo violento de su capitán Koopmeiners, que hizo temblar la portería defendida por Remiro. La Real se libró y contraatacó con varias acciones en la segunda mitad que pudieron haber cambiado el curso del partido.

Portu la tuvo en sus botas si Willian José no llega a cruzarse en su camino tras el rechace de una falta. El brasileño taponó a su propio compañero antes de que Zakaria Aboukhlal echase por encima del larguero un cabezazo que hubiese supuesto el único gol del partido a tres minutos del final, pero incomprensiblemente lanzó el cuero muy alto.

La Real Sociedad todavía tiene que recibir al Rijeka, equipo que no ha sumado un solo punto en las cuatro primeras jornadas, y visitar al Nápoles en la última jornada, fecha en la que los italianos podrían estar clasificados si tumban la semana que viene al AZ.