Actualizado 10/10/2006 22:16:30 +00:00 CET

Brasil/Ecuador.- Brasil no hace honor ante Ecuador (2-1) a la historia 'canarinha' en el mítico estadio Rasunda sueco

Dunga conserva su condición de invicto como seleccionador

ESTOCOLMO, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

La selección brasileña se mostró ante Ecuador (2-1) como un sucedáneo de aquella que se proclamó hace 48 años por primera vez campeona del mundo en el mismo estadio Rasunda, en el partido amistoso disputado esta noche en Estocolmo, pese a conservar su condición de invicta desde que Dunga se pusiera al frente como seleccionador.

Brasil evidenció su incapacidad para aprovechar la superioridad numérica durante una hora del encuentro. Ni la ausencia de su principal referente provocó la reacción de los presentes, ni la comparecencia posterior de éste estimuló el juego de manera destacada.

De este modo, la sorpresa del encuentro fue la no alineación de Ronaldinho. Ante la ausencia del astro brasileño, fueron Robinho y Kaká los responsables de arrojar algo de luz al juego de sombras protagonizado por sus compañeros, lo que aprovechó una de las octavofinalistas del pasado Mundial, Ecuador, para asustar con el 1-0 inicial en contra, obra de Félix Borja y de la inoperatividad defensiva brasileña.

La expulsión de Luis Antonio Valencia, del Wigan británico, ayudó a reparar el estúpido dislate en que se conformaba el juego 'efectista' de Brasil, y tuvo que ser otro error del rival, en este caso de Espinoza, al dejar con un mal despeje el balón en los pies a Fred a la altura del área pequeña, el culpable de poner el 1-1 con el que durmió el descanso.

La estrella del FC Barcelona, Ronaldinho, encabezó el equipo que entró en la segunda mitad. Por el contrario, el dirigido por el colombiano Luis Fernando Suárez retiró a Caicedo, para cambiar acometida por fortaleza, representada en la entrada de Saitama.

LAS FALTAS DE RONALDINHO

La ventaja de jugar con un elemento más no se hizo notoria en el césped de Rasunda, de mítico recuerdo para la torcida brasileña y de angustioso presente para la española, tras la reciente derrota ante Suecia. No obstante, la calidad individual brasileña se reflejó en tres palos, dos de Ronaldinho de falta directa, uno al larguero y otro a la cruceta, y el de Kaká en la jugada que dio origen al gol de la victoria.

La conexión Ronaldinho-Kaká dentro del área creó un tanto con el que Brasil pudo finalmente mantener su condición de invicta y sumar otro triunfo a la cuenta del ex centrocampista internacional Dunga, ahora seleccionador, con un empate y cuatro victorias, desde que se encargó de la 'canarinha' tras la eliminación en cuartos de final del Mundial de Alemania.