Actualizado 10/07/2014 11:44 CET

Los niños de Brasil viven sin traumas la derrota y sueñan con el tercer puesto

Un niño llora durante la semifinal del Mundial donde Alemania ganó 7 a 1 Brasil
Foto: NACHO DOCE / REUTERS

RÍO DE JANEIRO, 10 Jul. (Notimérica/EP) -

   La derrota de Brasil contra Alemania sigue resonando por todo el país, pero los niños brasileños parecen estar al margen de cualquier trauma infantil: aunque están apenados por la derrota son muchos los que animan a la selección a que luche por el tercer puesto, mientras que la mayoría de adultos siguen perplejos con el 1-7.

   En los últimas semanas una conocida marca de alimentación basó su campaña publicitaria mundialista en un emotivo anuncio. Varios niños explicaban a cámara que, a pesar de que Brasil ya tiene cinco copas, nunca le habían visto ganar, por lo que pedían directamente a los jugadores: '"Joga pra mim" (juega para mí)". Esos niños tendrán ahora que esperar a Rusia 2018, pero para entonces su infancia ya habrá quedado atrás.

   Pero la realidad resta dramatismo a la situación. Mientras Argentina y Holanda luchaban en Sao Paulo por llegar a la final varios niños jugaban a fútbol en la arena de Copacabana, en Río de Janeiro, ajenos a todo. Matheus, de siete años, era uno de los más claros respecto a la derrota: "Es una vergüenza ver a Brasil perder de esta manera en su propio país", según explicó a Notimérica/EP.

   A pesar de su corta edad, muchos tienen un discurso bien elaborado: "La culpa fue de la defensa, dejaron a los alemanes entrar en el área", criticaba Pedro, de Brasilia, lamentando también el papel de Dante y de Fer y subrayando las diferencias: "¡Alemania es un equipo muy técnico!, no como nosotros".

   Más allá de la escandalosa derrota, los niños, igual que la mayor parte de los adultos, ven el Mundial como un evento positivo porque ha traído a Brasil a personas de todo el mundo. Carolina, una niña de 10 años, celebraba las vacaciones extendidas en la escuela a causa del Mundial y "otras alegrías" que no tienen que ver exactamente con el terreno de juego. "El otro día hice una amiga colombiana aquí en la playa. Es muy divertido, nunca había conocido a gente de países así", aseguraba.

   Si en algo coinciden la mayoría de chavales es en animar a Brasil a que se esfuerce al máximo en el partido que decidirá el tercer puesto del Mundial. Otros, en cambio, hace tiempo que no están pendientes de Brasil. Es el curioso caso de niños como el carioca Gabriel Peixoto, que está "feliz" porque lleva animando a Alemania desde el primer día del Mundial, camiseta y chanclas de la selección incluidas.

   Aunque sus padres bromean con que no hay manera de entender este fenómeno, Gabriel lo tiene claro. Le gusta Alemania porque juega bien a fútbol. "Me gusta el equipo y creo que van a ganar la final por dos a cero", aseguraba. Peixoto dice tener amigos que también apoyan a Alemania y confía en poder ir a ver sus ídolos al hotel en el que se hospedan en Barra de Tijuca, muy cerca de su casa.

Previa YoutubeCargando el vídeo....

   TE PUEDE INTERESAR... 

   ¿Cómo sería el Mundial si los resultados dependieran del progreso nacional y no de goles?

   Las grandes humillaciones de la historia de los Mundiales de fútbol