Ceferin: "La UEFA está comprometida para eliminar la enfermedad del racismo"

Publicado 15/10/2019 15:31:21CET

MADRID, 15 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, ha pedido la colaboración de los gobiernos y las ONGs para atajar el rebrote del racismo en las últimas semanas en los estadios de fútbol, y expresó el compromiso de dicho organismo para "eliminar esta enfermedad" y marginar las "aborrecibles opiniones" de esta masa de 'aficionados'.

"La familia del fútbol (desde los administradores hasta los jugadores, entrenadores y aficionados) necesita trabajar con los gobiernos y las ONGs para luchar contra los racistas y marginar sus aborrecibles opiniones fuera de la sociedad. Las federaciones de fútbol no pueden resolver por sí solas este problema. Los gobiernos también tienen que hacer más en este ámbito. Sólo trabajando juntos en nombre de la decencia y el honor podremos progresar", indicó en un comunicado.

A su juicio, la época en la que el fútbol pensaba que el azote del racismo era un recuerdo lejano ya ha pasado. "Los últimos dos años nos han enseñado que ese pensamiento era, en el mejor de los casos, complaciente. El auge del nacionalismo en todo el continente ha alimentado algunas conductas inaceptables y algunos han asumido la responsabilidad de pensar que una masa de aficionados al fútbol es el lugar adecuado para dar voz a sus espantosas opiniones", denunció.

En este sentido, Aleksander Ceferin señaló que las opiniones expresadas sobre el enfoque de la UEFA en la lucha contra el racismo "han estado muy lejos de la realidad", pues, en colaboración con Football Against Racism Europe (FARE), implementó el protocolo de tres pasos "para identificar y abordar los comportamientos racistas" durante los partidos.

"Las sanciones de la UEFA se encuentran entre las más duras dentro del mundo del deporte para los clubes y federaciones cuyos seguidores muestran comportamientos racistas en nuestros partidos. La sanción mínima es el cierre parcial del estadio, una medida que le cuesta a los anfitriones al menos cientos de miles en ingresos perdidos y que estigmatiza a sus seguidores", recordó.

Así, subrayó que UEFA es el único organismo del fútbol que sanciona a un jugador con diez partidos por comportamiento racista, el castigo más severo. "Creedme, la UEFA está comprometida con hacer todo lo posible para eliminar esta enfermedad del fútbol. No podemos permitirnos estar satisfechos con esto, debemos esforzarnos siempre por fortalecer nuestra determinación", advirtió.