El colombiano Nairo Quintana (Movistar Team) resucita con un triunfo en Valloire y Alaphilippe resiste

Publicado 25/07/2019 17:59:03CET
El ciclista colombiano Nairo Quintana (Movistar Team), en los Lagos de Covadonga durante La Vuelta 2018.
El ciclista colombiano Nairo Quintana (Movistar Team), en los Lagos de Covadonga durante La Vuelta 2018.@NAIROQUINCO - Archivo

   El colombiano culmina un ataque lejano en la 'etapa reina' y asciende al séptimo puesto, mientras el 'amarillo' neutraliza a sus rivales

   MADRID, 25 Jul. (EUROPA PRESS/Notimérica) -

   El corredor colombiano Nairo Quintana, del Movistar Team, se ha adjudicado la decimoctava etapa del Tour de Francia, disputada entre Embrun y Valloire sobre 208 kilómetros, tras culminar en solitario una escapada que compartió con otros 30 corredores y el francés Julian Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step) conservó el amarillo.

   El triunfo de Nairo Quintana, el primero del Movistar Team en la presente edición del Tour de Francia y el tercero del colombiano en la ronda francesa, se cimentó en un ataque en el Col del Galibier, en el que abandonó a sus compañeros de fuga, entre ellos el francés Romain Bardet (Ag2R), segundo a 1:35, y el kazajo Alexey Lutsenko, tercero a 2:28.

   Fueron hasta 33 ciclistas, ilustres nombres como los de Quintana y Bardet, pero también Adam Yates (Mitchelton-Scott), nombrado entre los candidatos al triunfo en París en los pronósticos previos, los que se anticiparon a la pugna prevista entre los candidatos al jersey amarillo en una jornada de colosos alpinos.

   Con el 'primera' Col de Vars como prólogo, los fugados llegaron con rentas entre 5 y 6 minutos al mítico Col d'Izoard, 14,1 kilómetros al 7,3%, que empezó a fracturar la escapada y que se hizo añicos en el Galibier, un castigo de 23 kilómetros al 5,1% en el que se sucedieron los saltos hasta el definitivo de Quintana a 26 kilómetros de la meta.

   Nairo aceleró para ganar, impuso el ritmo en la montaña que le ha llevado al podio en las tres 'grandes' y sólo se levantó del sillín para, brazos en cruz, darse un pequeño premio a su enorme ambición. "Este triunfo es el reflejo de tanto trabajo. Las cosas no se nos han dado como hemos querido, pero no hemos dejado de insistir", acertó a decir el ciclista de Tunja por perder sus opciones al amarillo.

   La pizarra del Movistar funcionó a medias. En esos trazos sobre el verde, Quintana habría sido el peón que pondría nervioso al líder Alaphilippe, según fueran cayendo los minutos de ventaja del moreno de Boyaca; Valverde, el alfil que dibujara la diagonal del tablero, y Mikel Landa, el que rematara la 'faena' telefónica.

   En cambio, el que agitó al grupo de favoritos fue otro colombiano, la gran 'esperanza' Egan Bernal (Ineos), en las cuestas finales del Galibier, donde se vio algún síntoma de debilidad del 'amarillo'. También lo intentó el vigente ganador, Geraint Thomas (Ineos), pero todo fue un espejismo que duró un suspiro.

   Alaphilippe se lanzó en el descenso desde la cumbre del Galibier hasta Valloire, neutralizó la ofensiva de sus rivales y puso una cruz más en el calendario hacia el podio de los Campos Elíseos. Tan sólo le restó algo más de medio minuto (32 segundos) Egan Bernal, que se situó segundo en la general a 1:30.

   Quintana ascendió a la séptima plaza, a 3:54, justo por delante de Mikel Landa, a 4:54, que llegó en el mismo grupo de Thibaut Pinot, Thomas, Alaphilippe y Richie Porte. Todos ellos llegaron a 5:18 del vencedor Nairo. El campeón del mundo, Alejandro Valverde cedió casi un minuto más, a 6:16.

   Este viernes se disputa la decimonovena etapa, la segunda del tríptico alpino, entre Saint Jean de Maurienne y Tignes, de sólo 126,5 kilómetros, pero con la ascensión a cinco puertos, entre ellos el Col de L'Iseran, de fuera de categoría, y Tignes, de primera, en los últimos 35 kilómetros de la jornada.

Contador

Para leer más