Publicado 11/01/2021 17:44CET

Comienza este martes en Sevilla el juicio contra Oliver, León y Sacristán por apropiación indebida en el Real Betis

Exterior Del Estadio Benito Villamarín
Exterior Del Estadio Benito Villamarín - EUROPA PRESS - Archivo

La Fiscalía reclama cinco años de cárcel para Oliver, cuatro para José León y nueve meses para Jaime Rodríguez-Sacristán

SEVILLA, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Sección Cuarta de la Audiencia de Sevilla tiene previsto comenzar este martes el juicio promovido contra el que fuese consejero delegado del Real Betis Balompié Luis Oliver, los expresidentes de la entidad José León y Jaime Rodríguez-Sacristán y cuatro personas más, por presuntos delitos de apropiación indebida en concurso con falsedad de documento mercantil investigados respecto a diversas operaciones acometidas durante 2010 con cargo a las cuentas del club.

En el escrito de acusación de la Fiscalía, recogido por Europa Press, se detalla que cuando en 2010 el Real Betis Balompie decidió el traspaso de su jugador Mehmet Aurelio, el agente del mismo negoció con un equipo turco de fútbol y "logró el traspaso en condiciones que aceptó" el club sevillano.

Empero, Oliver, "en connivencia" con José León, según la Fiscalía, "hizo aparecer como intermediaria de la operación" a Bastogne Corporación, cuyo administrador, el también acusado José María Gálvez Sebastián, estaba "de acuerdo" con el igualmente acusado José Ángel Mayayo para que actuase "como administrador de hecho" de la citada sociedad a cambio de dinero. Tras ello, Bastogne Corporación cargó al Betis una factura de 345.000 euros en concepto de "mediación" que fue pagada por el club, según la Fiscalía.

En cuanto al traspaso del jugador Sergio García al Español de Barcelona, expone la Fiscalía que la Gerencia del Betis, con José Antonio González al frente, contactó con el Real Zaragoza porque dicha entidad tenía un derecho de tanteo en caso de venta del jugador y el Betis le adeudaba algo más de siete millones, tras lo cual el Zaragoza ejerció su derecho de tanteo sobre Sergio García, traspasándolo al Español de Barcelona por los citados siete millones de euros como método para saldar la mencionada deuda.

Aunque la operación apenas tuvo una "leve intervención" del también acusado Plácido Nicanor Robla a través de la entidad Sport Transfer S.L., según la Fiscalía, "Oliver, con la connivencia de José León, que sabía la prácticamente inexistencia de mediación, para obtener un beneficio económico se puso de acuerdo" con Plácido Nicanor Robla y Sport Transfer S.L. cargó al Betis 590.000 euros por una "intervención" en la operación, transfiriendo a Bastogne Corporación 489.000 euros "de lo cobrado".

De las dos operaciones descritas, según la Fiscalía, María Gálvez Sebastián "hizo suyos" 110.000 euros y Bastogne Corporación "realizó pagos de obligaciones personales" de Luis Oliver, una de ellas por más de 100.000 euros y otra por más de 95.000 euros, entre los pagos mencionados por el Ministerio Público.

LAS "INSTRUCCIONES" DE OLIVER

Además, según la Fiscalía, José León, siguiendo "instrucciones" de Oliver y "en connivencia" con la también acusada Isabel Escrig, administradora de Orión Consultoría y Gestión, suscribió con tal entidad un contrato de servicios de gestión y asesoramiento por importe de 41.300 euros mensuales, cobrando dicha entidad del Betis 146.200 euros hasta diciembre de 2010, "sin que los servicios prestados justificasen tan alta remuneración, pues las costas laborales de dicha prestación de servicios más gastos sólo ascienden a 52.566 euros, ya que la gestión y administración siguió a manos de empleados del Betis". Todo ello, "a sabiendas de la falta de la prestación de servicios", según la Fiscalía.

En la cuarta operación, según la Fiscalía, Oliver, como administrador de Bitton Sport, para "conocer el estado financiero del Betis" al haber comprado el paquete mayoritario de acciones, encargó una auditoría a una empresa y "para ahorrarse el pago" que correspondía a Bitton Sport, "consiguió" que José León "asumiera el pago" de 35.000 euros con cargo al Betis.

CONTRATACIÓN SIN "FUNCIÓN ALGUNA"

Finalmente, según la Fiscalía, Oliver, "con ánimo de conseguir beneficios y como administrador de hecho del Betis consiguió que Jaime Rodríguez como presidente firmase un contrato de mantenimiento de instalaciones del club" con una empresa que él "controlaba mediante testaferros, a sabiendas de que no iba a realizar función alguna", abonando el Betis 27.614 euros a dicha entidad, "suma de la que se aprovechó Oliver".

Así, la Fiscalía detecta dos delitos continuados de apropiación indebida en concurso medial con delitos continuados de falsedad en documento mercantil, dos delitos de apropiación indebida en concurso medial con un sus correspondientes delitos de falsedad en documento mercantil, un quinto delito continuado de apropiación indebida y un último delito de apropiación indebida.

Por ello, solicita para Oliver cinco años de cárcel y una multa de diez meses a razón de 20 euros al día; para José León cuatro años de cárcel y la misma multa; para José María Gálvez y Ángel Mayayo dos años de cárcel para cada uno de ellos y sendas multas; para Plácido Nicanor Robla un año y seis meses de cárcel más una multa; para Isabel Escrig un año de cárcel y una multa y para Jaime Rodríguez-Sacristán nueve meses de prisión.