Actualizado 21/03/2012 18:12:47 +00:00 CET

Dakar.- La edición 2013 saldrá de Perú y terminará en Chile tras pasar por Argentina, del 5 al 20 de enero

Lavigne augura "una carrera frenética y apasionante" entre Lima y Santiago

MADRID, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

La 35 edición del Dakar, que será la quinta disputada en el continente sudamericano, se disputará del 5 al 20 de enero de 2013, con salida en Lima (Perú) y llegada a Santiago de Chile por primera vez y con recorrido intermedio por Argentina.

"La capital peruana (que fue la meta en 2012) acogerá la gran salida del rally y lo hará con la promesa de brindar a los participantes un desafío de excepción a la altura de lo que se propone año tras año", informa la organización de la prueba que se trasladado en 2009 a Sudamérica por motivos de seguridad tras haberse disputado hasta entonces en África.

Así, Chile, "escenario de numerosos e imprevisibles resurgimientos en el Atacama durante las cuatro últimas ediciones, tendrá la oportunidad de rendir tributo a los héroes del Dakar en su capital", mientras que la etapa de descanso será en en San Miguel de Tucuman (Argentina)

El período de inscripciones para todas las categorías (motos, quads, coches y camiones) se abrirá el próximo 15 de mayo para una cita en la que "los pilotos se alejarán del Océano Pacífico para adentrarse en tierras argentinas": "Al otro lado de la Cordillera de los Andes, la variedad de terrenos pondrá a prueba la capacidad de adaptación de unos y otros".

"Tras cuatro ediciones sudamericanas a nuestras espaldas, innombrables descubrimientos y nuevas fronteras, la carrera serpentea a sus anchas por el continente en lo que constituye una forma diferente de interpretar su geografía. Los tres países de habla hispana más importantes del mundo en tamaño serán visitados en esta ocasión en un orden inédito", añade, por su parte, el director del Dakar, Etienne Lavigne.

Lavigne destaca que Perú, Argentina y Chile "ofrecerán al Dakar un ángulo de ataque diferente del litoral pacífico, las dunas de Atacama y los relieves de la Cordillera Andina". "El camino entre Lima y Santiago, lejos de ser un tranquilo paseo a orillas del mar, estará jalonado de dificultades que convertirán el recorrido en una carrera frenética y apasionante. Para que lo excepcional siga siendo la norma", sentencia.