Actualizado 03/12/2013 01:11 CET

Análisis/Mundial.- Selección de Uruguay

 

    MONTEVIDEO, 2  (Reuters/EP)

    La presencia de Uruguay en una Copa del Mundo en Brasil es suficiente para provocar escalofríos en las espaldas de los aficionados locales, dado el estigma que acompaña a su más famosa derrota, el 2-1 ante la "Celeste" en el mítico "Maracanazo" de 1950.    

    Esa hazaña en la que Uruguay ganó el partido decisivo en el Maracaná y se apuntó un segundo título mundial cuando un empate era suficiente para que Brasil levantara el trofeo, es la que debería impulsar al equipo de Oscar Tabárez a superarse.    

   El plantel es esencialmente el mismo que el de hace cuatro años en estilo, con un esquema táctico de 4-4-2 que se rompe en un 4-3-1-2 cuando Cristian "Cebolla" Rodríguez ocupa la posición de Diego Forlán en ataque, detrás de Luis Suárez y Edinson Cavani.    

   Rodríguez ha tenido el doble incentivo de querer llegar a la Copa del Mundo, dado que se perdió el Mundial de Sudáfrica cuando una suspensión de cuatro partidos en la eliminatoria lo dejó afuera de los dos primeros juegos en Sudáfrica y Tabárez optó por no llevarlo.    

   La defensa permanece virtualmente sin cambios respecto al equipo que fue cuarto en el Mundial 2010 y los mismos tres  mediocampistas de contención están disponibles para la selección comenzando, con Egidio Arévalo Ríos.    

   El relevo generacional llega principalmente en ofensiva con Gastón Ramírez y Cristhian Stuani, y un Nicolás Lodeiro que ha madurado durante el ciclo de cuatro años y es capaz de aportar talento creativo en el mediocampo.       

EL MAESTRO   

    El director técnico, Oscar Washington Tabárez, apodado 'El Maestro', ha estado en el cargo como conductor del equipo por más de 100 partidos en dos periodos  (1988-1990 y desde el 2006 hasta la actualidad).      

   Cuando deje la conducción técnica, su legado habrá sido el de liderar la selección uruguaya más exitosa desde 1970 y construir una plataforma de nivel para futuras generaciones de jugadores.    

   El estratega de 66 años condujo a Uruguay a las semifinales de la Copa del Mundo de Sudáfrica y logró el récord de alcanzar el título número 15 en la Copa América para su país en el 2011.    

   Manejó con éxito la transición del equipo desde un Mundial a otro, introduciendo cuidadosamente nuevos talentos mientras mantenía fresca  la vieja guardia.    

   Diego Forlán le debe casi tanto a Tabárez como a sus propias habilidades como futbolistas el haber sido electo mejor jugador del Mundial 2010 y a los 34, sigue siendo un integrante clave del equipo, aunque ahora en un papel no tan preponderante en el campo de juego.        

Jugador estrella: Luis Suárez    

   Suárez, uno de los goleadores más temidos del mundo, ha forjado un nombre en el máximo nivel pese a sus problemas de conducta en la cancha, especialmente jugando para el Liverpool de Inglaterra.    

   Es muy respetado por sus colegas y compañeros de equipo y le da al Liverpool una ventaja que lo convierte en potencial contendiente en el título de la Liga Premier de esta temporada.      

   Suárez entiende muy bien el juego y eso le permite colocarse en posiciones de gol sorpresivas o crear situaciones para sus compañeros. Corre sin descanso dentro y alrededor del área e incluso se retrasa hasta la línea del mediocampo, buscando la mejor manera de vincularse con otros atacantes.    

   Fue el goleador de la eliminatoria con 11 tantos, uno más que el argentino Lionel Messi, en 14 partidos de los 16 del torneo. Los restantes dos se los perdió por suspensión. Y ostenta el récord de máximo artillero de Uruguay con 39 tantos, tres más que Diego Forlán.