Publicado 11/01/2021 19:35CET

Emili Rousaud presenta 2.501 firmas y aspira a ser candidato

El precandidato a la presidencia del FC Barcelona Emili Rousaud, en la entrega de las firmas para ser proclamado como candidato
El precandidato a la presidencia del FC Barcelona Emili Rousaud, en la entrega de las firmas para ser proclamado como candidato - 'ELS MILLORS, AL BARÇA!'

Se defiende de las insinuaciones de compra de firmas: "No hemos pagado un euro a nadie por firmas"

BARCELONA, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

El precandidato a la presidencia del FC Barcelona Emili Rousaud ha presentado este lunes en el Auditori 1899 del Camp Nou un total de 2.510 firmas que, de ser validadas, le podrían permitir ser candidato presidencial.

Con un escueto margen de 253 firmas, pues son necesarios 2.257 apoyos para ser confirmado como candidato, Emili Rousaud confía en pasar el corte. Pese a que había proclamado que eran 2.501, finalmente son 2.510 las presentadas por Rousaud.

Unas firmas que defiende que son "limpias", pese a los rumores desde otras precandidaturas sobre que podría haber intentado comprar firmas.

"Recordaréis que denuncié que nos habían querido vender firmas. Nosotros no estamos vinculados a ninguna de esas historias. Ha sido una recogida de firmas muy complicada, y muy extraña, pero no hemos pagado un euro a nadie por firmas. Sí hemos recibido muchas firmas en sobres, que no eran presenciales en la sede", opinó en 'Catalunya Ràdio'.

"Soy partidario de que el valor esencial a proteger es la salud de los socios y socias. Si hay riesgo, soy partidario de no hacer las elecciones. Si se autorizan, será por haber seguridad", comentó sobre la celebración de las elecciones, en las que podría estar junto a Joan Laporta, Víctor Font y Toni Freixa, en función de las firmas presentadas.

De momento, Joan Laporta, Víctor Font y Toni Freixa han presentado un número mayor de firmas (10.257, 4.710 y 2,821, respectivamente) y Rousaud, quien iba a ser 'delfín' del expresidente Josep Maria Bartomeu pero dimitió por discrepancias tras el 'Barçagate', tiene menos colchón de seguridad.

Contador