España aumentará los visados humanitarios para venezolanos pero avisa que no dejará de hablar con Caracas

Pedro Sánchez
Getty
Publicado 18/09/2018 13:13:31CET

   MADRID, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, ha anunciado este martes que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha pedido a Exteriores y a Interior un aumento de los visados por razones humanitarias para los venezolanos que huyen de su país, aunque ha dejado claro que España no puede acoger a todos los que se marchan.

   Por otro lado, ha rechazado las críticas que ha recibido por reunirse con su homólogo venezolano y ha remarcado que el Ejecutivo va a "seguir hablando con el régimen de Venezuela" porque la diplomacia es precisamente para tratar problemas.

   "A que me llamen traidor ya me voy acostumbrando", ha dicho durante su participación en un desayuno informativo del Foro España Internacional. El ministro se ha preguntado por qué le critican cuándo se reúne con su colega venezolano y no cuando lo hace "con una monarquía del Golfo" o con China.

   "Uno habla con quien tiene desacuerdos, con quien hay acuerdos no hace falta hablar", ha argumentado el ministro, añadiendo que "por supuesto" que el Gobierno seguirá hablando "con el régimen de Venezuela" para buscar soluciones con una "oposición fuertemente dividida" y "un Gobierno fuertemente anclado en sus posiciones.

   "Si queremos jugar un papel no podemos decir que no hablamos con uno de los actores, otra cosa es lo que les digamos, pero la exigencia de no diálogo no me parece una contribución positiva", ha dicho. Por otro lado, ha dejado claro que el Gobierno de España no se ha desmarcado de la posición europea de no reconocimiento de las elecciones de mayo.

   Este lunes por la noche, Borrell se desmarcó de las palabras del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, que había opinado que el éxodo de más de dos millones de venezolanos está relacionado con las sanciones de Estados Unidos y otros países. El ministro dijo que la tarea de mediación de Zapatero en el país es "a título estrictamente personal", y también sus declaraciones, y que la posición del gobierno español no la representa ni él ni el expresidente Felipe González, alineado en cambio con la oposición.