Publicado 15/09/2020 13:56:26 +02:00CET

Fitbit logra la validación de la aplicación del Sense que previene el ictus y arritmias

Varios.- Fitbit logra la validación de la aplicación del Sense que previene el i
Varios.- Fitbit logra la validación de la aplicación del Sense que previene el i - FITBIT

   Recibe la autorización de los organismos sanitarios europeos y de Estados Unidos para la 'app' que identifica la fibrilación auricular

   MADRID, 15 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Fitbit, la empresa de tecnología ponible enfocada a la salud, ha recibido la conformidad de los organismos europeos y de la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos para la aplicación de electrocardiograma (ECG), presentada en su reciente lanzamiento de productos como el reloj 'Sense', que puede prevenir el ictus y las arritmias.

   Según informa en un comunicado, la aplicación Fitbit ECG estará disponible para los usuarios de Fitbit Sense en España, Italia, Francia, Estados Unidos, Reino Unido y, entre otros, Alemania, que podrán comprobar si sufren fibrilación auricular (FA), una enfermedad que afecta a más de 33,5 millones de personas en todo el mundo.

   La fibrilación auricular, un ritmo cardiaco irregular que aumenta el riesgo de complicaciones graves como un ictus, puede ser particularmente difícil de detectar, ya que los episodios en ocasiones pueden no mostrar síntomas. Algunos estudios sugieren que hasta el 25 % de las personas que sufren un ictus relacionado con la fibrilación auricular, descubren que tienen FA solo después de que se haya producido el ictus.

   "Ayudar a las personas a comprender y controlar la salud de su corazón siempre ha sido una de las principales prioridades de Fitbit, y nuestra nueva aplicación ECG está diseñada para que las personas puedan realizar autoevaluaciones en un momento determinado y, más tarde, revisar los datos con su médico", declaró Eric Friedman, cofundador y CTO de Fitbit.

   "La detección temprana y la prevención son fundamentales en el caso de la FA, y es motivo de gran orgullo saber que estamos permitiendo a personas de todo el mundo acceder a estas innovaciones que les ayudan a mejorar la salud de su corazón, prevenir enfermedades más graves y potencialmente salvar vidas", añadió.

   Como parte del proceso de presentación a las agencias reguladoras, Fitbit llevó a cabo un ensayo clínico en varias regiones de Estados Unidos. El estudio evaluó la capacidad de su algoritmo para detectar con precisión la fibrilación auricular a partir del ritmo sinusal normal y generar un trazo de ECG, o registro de la frecuencia eléctrica del corazón, que es cualitativamente similar a un ECG de ritmo.

   El estudio mostró que el algoritmo excedió el objetivo de rendimiento, demostrando una capacidad de detección del 98,7% de los casos de fibrilación auricular y tuvo una precisión del 100% a la hora de identificar a los participantes del estudio con un ritmo sinusal normal.

   La nueva aplicación de ECG disponible en Fitbit Sense ayudará a analizar el ritmo cardiaco en busca de signos de FA. El electrocardiograma revela la actividad eléctrica del corazón, y la aplicación ECG de Fitbit permite a las personas realizar de forma sencilla una lectura in situ de su ritmo cardiaco en cualquier momento, como cuando noten algún síntoma cardiaco inusual.

   Fitbit Sense, que estará disponible a finales de mes por 329,95 euros en dos combinaciones de colores -negro carbón/acero inoxidable color grafito y en blanco marfil/acero inoxidable dorado-, es el primer dispositivo de la compañía compatible con una aplicación de ECG que permite a los usuarios conocer su ritmo cardiaco de manera puntual a fin de detectar irregularidades relacionadas con la fibrilación auricular.

   Los usuarios simplemente tienen que colocar sus dedos sobre dos esquinas de la caja de acero inoxidable de grado médico durante 30 segundos para obtener una lectura que además pueden descargar en un informe en PDF para así poder mostrárselo a su médico.

   Fitbit Sense es el reloj inteligente de salud más avanzado de la compañía. Incluye el primer sensor de actividad electrodérmica (EDA) del mundo en un reloj de este tipo para ayudar a controlar el estrés, y un sensor de temperatura de la piel en la muñeca, todo con una batería que dura más de 6 días.

COMPROMISO CON LA SALUD DEL CORAZÓN

   La nueva aplicación de ECG es parte del enfoque de Fitbit para la innovación en la salud del corazón. En 2014, Fitbit fue pionera en el uso de la monitorización de la frecuencia cardiaca en la muñeca con su Tecnología PurePulse, que utiliza la fotopletismografía (o PPG) para monitorizar las pequeñas fluctuaciones del volumen sanguíneo en la muñeca a medida que late el corazón.

   Tanto la tecnología de evaluación de la frecuencia cardiaca a largo plazo (PPG) como la de verificación puntual (ECG) tienen un papel importante que desempeñar y Fitbit pretende proporcionar ambas opciones a los usuarios en función de sus necesidades individuales.

   La evaluación del ritmo cardiaco a largo plazo podría permitir a sus usuarios identificar una afección de FA asintomática que, de otro modo, pasaría desapercibida, mientras que un enfoque de verificación puntual con la nueva aplicación Fitbit ECG puede ayudar a aquellos que quieran examinarse ellos mismos a detectar una posible fibrilación auricular y disponer así de un electrocardiograma que poder mostrar a su profesional de la salud.

   En mayo de 2020, se publicó el Fitbit Heart Study para validar el uso de la tecnología PPG de Fitbit con el fin de identificar episodios de frecuencia cardiaca irregular que pueda sugerir FA. En poco más de cuatro meses, más de 400.000 voluntarios se han unido al Fitbit Heart Study.

   Continuando con el legado de innovación cardiosaludable, Fitbit estrenó PurePulse 2.0 en agosto de 2020, lanzando así la tecnología de frecuencia cardiaca más avanzada de la compañía hasta el momento, basada en un sensor de frecuencia cardiaca multi-ruta completamente nuevo y un algoritmo mejorado.

   Esta tecnología mejorada envía alertas a los usuarios en el dispositivo y en la aplicación en caso de que su frecuencia cardiaca supere (más de 120) o esté por debajo (menos de 50) del límite de frecuencia cardiaca establecido.

Contador