FUTBOL-Paraguay espera restos de ídolo Erico para rendir honores

Actualizado 24/02/2010 20:07:54 CET

ASUNCION (Reuters/EP) - Los restos de la leyenda del fútbol Arsenio Erico llegarán el jueves a Paraguay procedentes de Argentina, donde el llamado "saltarín rojo" brilló en la década de 1930, para descansar en su tierra natal en medio de homenajes de autoridades y dirigentes del deporte.

Erico desarrolló su carrera en Argentina, donde aún es el máximo goleador de la historia de la liga local -junto con Angel Labruna- con 293 tantos marcados.

La iniciativa de repatriar al ídolo, quien fue sepultado en la localidad argentina de Morón tras su muerte en 1977, fue de un grupo de diputados paraguayos y la familia del jugador.

"Vamos a recibir no solo al futbolista más grande de todos los tiempos, sino a una persona muy grande que te hace sentir orgullo de ser paraguayo. Nuestros jóvenes necesitan un ídolo de la talla de Erico para inspirarse", dijo a Reuters el diputado Salustiano Salinas, quien encabeza el grupo.

"Para mucha gente, incluso (el ídolo argentino Alfredo) Di Stéfano, Erico es el mejor jugador del mundo, recibió todos los honores posibles en una época más difícil, cuando no había tanta comunicación. El hacía vibrar al público, llenaba estadios", agregó.

Erico es el único paraguayo en la lista de los mejores jugadores del siglo XX de la Federación Internacional de Historia y Estadística del Fútbol.

Salinas explicó que el féretro de Erico llegará al país el jueves por la mañana y una caravana lo escoltará desde la sureña ciudad de Encarnación, en la frontera con Argentina, hasta la capital, donde será velado en la sede del Congreso.

En la mañana del viernes será trasladado a un mausoleo especial de la Asociación Paraguaya de Fútbol ubicado en el estadio Defensores del Chaco, el más importante del país que lleva el nombre de Arsenio Erico en una de sus tribunas.

El delantero nació en 1915 en Asunción y desde niño jugó en el Club Nacional -donde militaba su padre- con el que conquistó su único título paraguayo en 1942.

El salto a la fama del "malabarista" ocurrió en 1934 cuando debutó con Independiente de Argentina, escuadra con la que conquistó dos títulos, en 1938 y 1939, y en la que jugó por 12 años.

Fue el goleador del torneo argentino por tres años seguidos, por lo que fue llamado de "el paraguayo de oro". Su récord de goles en una temporada es 47 en 1937. El año siguiente marcó 43 tantos y en 1939 anotó 40.

Culminó su carrera como jugador en 1949 en Nacional, tras una breve temporada en el Huracán de Argentina en 1947 y se retiró sin haber vestido la casaca albirroja de su selección.

La Federación Internacional de Historia y Estadística del Fútbol incluyó a Erico entre los ocho mejores de Sudamérica y 50 en el mundo. Además ocupa el puesto 31 de los máximos goleadores en la historia con 331 tantos marcados en 372 partidos oficiales de primera división.