Publicado 03/02/2024 08:01

Hugo González: "En España se entrena de la misma manera desde hace tiempo"

El nadador español Hugo González de Oliveira posa delante de la Torre Eiffel a menos de seis meses para los Juegos de París 2024.
El nadador español Hugo González de Oliveira posa delante de la Torre Eiffel a menos de seis meses para los Juegos de París 2024. - OSCAR J. BARROSO/AFP7/EUROPA PRESS

El nadador español emigró a Estados Unidos para ser uno de los mejores velocistas del mundo: "En París espero mejorar el sexto puesto de Tokio"

PARÍS, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

El nadador español Hugo González de Oliveira, campeón de Europa en Budapest'21 en 200 estilos y diploma -sexto- en 100 espalda en los Juegos de Tokyo 2020, lamentó que en España se entrena "de la misma manera desde hace tiempo", y justificó su marcha a Estados Unidos para convertirse en uno de los mejores velocistas del mundo.

"Creo que llevamos entrenando en España de la misma manera desde hace mucho tiempo. Es cierto que hay un grupo de entrenadores que quieren cambiar el método, por ejemplo el mío del Canoe. Y al final, si mi entrenador no cobra 'dos mil al mes' es difícil que tenga los recursos para ayudarme a conseguir objetivos grandes", subrayó en una entrevista a Europa Press en París, donde viajó como uno de los embajadores del programa 'Talento a bordo' de Iberia.

Hijo de español y de madre brasileña, Hugo González emigró a Estados Unidos para entrenar junto al español Sergi López, bronce en Seúl'88, y codearse con nadadores como Ryan Murphy, Nathan Adrian o Ryan Hoffer para elevar su nivel y alcanzar tres medallas (oro, plata y bronce) en el Europeo de Budapest 2021, y la final olímpica en el mismo año en los Juegos.

"¿Necesario emigrar a Estados Unidos? En mi opinión sí. O se apoya académicamente o económicamente, pero sin ninguna de las dos es difícil llegar al mismo nivel al que pueden tener otros países fuera", apuntó el balear, quien hasta los 18 años se entrenaba en la piscina del Centro de Alto Rendmiento (CAR) en Madrid.

A su juicio, el lastre que tienen muchos deportistas nacionales es la dificultad de poder combinar los estudios y las largas sesiones de entrenamiento. "En Estados Unidos, es un programa distinto, menos profesional cuando eres más joven, pero eso también te permite desarrollarte hasta los 'veintipico' años en vez de decidir cuando acabas el instituto", comparó.

Los resultados en la natación española son, según él, cuestión de ciclos. "Cuando tuvimos una muy buena época de natación a nivel español no sé si estaba empezando a hacer mi primer Campeonato de España. Pero yo creo que, de la misma forma que todo avanza, en cada ciclo olímpico tiene que haber algún cambio", explicó.

Con la temporada a medias, González confesó que aún no siente en la piel la emoción de París 2024. "Si te soy sincero, los Juegos yo no los pienso hasta que llegue la temporada. Para mi, el camino acaba de empezar. Ahora el principal objetivo es seguir preparándome y estar en el mejor estado de forma posible para cuando lleguen los Juegos y seguir mejorando. Estoy con muchas ganas, ilusión y con la ambición de obtener mejores resultados tanto en Mundiales como en los Juegos pasados", dijo.

"HAY MÁS APROBACIÓN HACIA LOS FONDISTAS"

Al igual que en su día lo fue Rafa Muñoz, explusmarquista mundial de 50 mariposa, y Martín López Zubero, campeón olímpico en Barcelona'92, Hugo es un 'rara avis' en la natación española, más jalonada de éxitos de fondistas como la incombustible Mireia Belmonte.

"Es un poco más tema de cultura. En general, quizás sí hay un poco más de sentimiento de aprobación hacia las pruebas más largas. Nuestro nivel ha sido normalmente mejor en pruebas de fondo, en 1.500, 400 y 200 libres, que en 50 y 100. Tenemos que coger experiencia de los países que hacen las cosas bien dentro del agua e intentar aplicarlo en España", sugirió.

Sobre las cábalas que hace para París 2024, González "más nadadores con posibilidades de clasificarse". "Carlos Garach y Arbidel (González) ya han nadado por debajo de la marca mínima. Tenemos un grupo de nadadores que podemos clasificarnos, incluido el relevo. No sé, no puedo hacer un pronóstico exacto, pero creo que va a ser mucho más positivo que en Tokio o Río", valoró.

A nivel personal, el ingenierio informático de la Universidad de California en Berkeley advirtió de que el haber sido finalista en Tokyo 2020 "no garantiza" repetirla este año. "Vamos a ir paso a paso, queremos pasar a la final y el objetivo es, una vez en ella, poder llegar al 100% y competir al nivel de mejores marcas personales. No ya de ser sexto, queremos algo más", señaló.

Para ello, contará con el apoyo de su familia en Francia, aunque no piensa en si los de París serán unos Juegos históricos, en el caso de batir las 22 medallas de Barcelona'92, para la delegación nacional.

"No presté atención a lo que hicimos en el 92. ¿22 medallas? Puede ser, puede ser. Sé que todos los que estamos aquí en 'Talento a bordo' de Iberia tenemos ilusión por luchar por medallas y, si no luchamos por ellas, desde luego que por finales. Así que la opción siempre está. No es una locura que intentemos ir a por ello", comentó, con la Torre Eiffel al fondo como testigo de su pronóstico.

Contador