Publicado 22/10/2020 20:26CET

Infantino, sobre las acusaciones de la justicia suiza: "Me lanzaron a la vista pública sin decir qué hice mal"

Fútbol.- Infantino, sobre las acusaciones de la justicia suiza: "Me lanzaron a l
Fútbol.- Infantino, sobre las acusaciones de la justicia suiza: "Me lanzaron a l - Sebastian Gollnow/dpa - Archivo

MADRID, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, continuó defendiendo su inocencia a la luz de las acusaciones en su contra hechas por las autoridades de Suiza, que han abierto un procedimiento penal por comportamientos presuntamente irregulares, y aseguró que le lanzaron a la vista pública sin saber de qué se le acusa.

El máximo responsable de la FIFA, de 50 años, aseguró que no sabe de qué se le acusa en una entrevista con el periódico suizo 'CH Media y Blick'. "Nos defenderemos de esta especulación que daña la reputación como base de una acusación que nadie conoce (...) Me lanzaron a la vista pública sin decir lo que hice mal", indicó.

Entre los posibles delitos cometidos por Infantino como resultado de reuniones secretas con el ex fiscal general de Suiza, Michael Lauber, se incluyen el abuso de cargos públicos, la violación del secreto oficial, la asistencia a los infractores y la incitación a cometer dichos actos.

Infantino se justifica diciendo que la FIFA era una organización afectada por el escándalo cuando se unió y que estaba ansioso por ayudar a las autoridades reuniéndose con Lauber. También niega las presuntas irregularidades en los contratos de televisión adjudicados durante su tiempo en el organismo rector europeo.

Las supuestas reuniones entre el fiscal e Infantino tuvieron lugar en 2016 y 2017, mientras las autoridades suizas estaban investigando cómo Rusia y Catar habían resultado las respectivas ganadoras para organizar los Mundiales de 2018 y 2022.

"EL MUNDIAL DE 2022 SE JUGARÁ CON AFICIONADOS"

En otras cuestiones, el presidente de la FIFA dijo no estar preocupado por el Mundial de Catar 2022 y dijo que se jugará con público en las gradas. "La Copa del Mundo se jugará con aficionados. Si este proyecto no fuera posible, la pregunta de si debería jugarse el Mundial de todos modos -probablemente- sea superflua", ya que en este caso "todos tendremos problemas mayores".

"A pesar del coronavirus estamos completamente dentro del presupuesto", dijo Infantino, al tiempo que reconoció que la pandemia global era un riesgo existencial para el fútbol. "Especialmente para todos los países que dependen de los ingresos de los espectadores, la situación es difícil. Pero -sin duda- se trata principalmente de la salud de toda la población", sentenció.