Publicado 23/08/2021 10:49CET

El judo español busca protagonismo en el retorno de Marta Arce

Archivo - Marta Arce durante un entrenamiento
Archivo - Marta Arce durante un entrenamiento - MIKAEL HELSING - Archivo

TOKIO, 23 Ago. (del enviado especial de Europa Press, Ramón Chamorro) -

El judo español buscará tener su parte de protagonismo en los Juegos Paralímpicos de Tokio a los que acude con una pequeña delegación de tres judocas y con el retorno de una veterana curtida en 'mil batallas' como Marta Arce.

La vallisoletana, triple medallista paralímpica, aportará la veteranía que completan el debutante, y quizá mejor baza al podio, Sergio Ibáñez, y Álvaro Gavilán, que ya estuvo hace cinco años en Río de Janeiro, un equipo que intentará brillar algo más que la potente y más numerosa selección olímpica.

El judo paralímpico nacional busca algo de revancha tras lo sucedido en 2016 donde se marchó sin medalla pese a los esfuerzos de una Mónica Merenciano que batalló hasta el final, pero que no pudo colgarse ni siquiera un bronce. Era la primera vez, desde Seúl'88, que este deporte, que acumula un total de 19 en Juegos, no sumaba ningún metal al medallero español.

Incluido en el programa para Atenas 2004, el judo femenino corría el riesgo de no contar con ninguna representante por primera vez después de haber tenido un potente equipo con históricas como Carmen Herrera, Mónica Merenciano o la propia Marta Arce. Y esto fue una de las motivaciones que hicieron que la vallisoletana afincada en Las Rozas (Madrid) saliese de su retiro para intentar la clasificación.

Arce ha sido capaz de sobreponerse a su retirada tras lograr en Londres 2012 su tercera medalla paralímpica, un bronce que unía a las platas de Atenas y Pekín, ser madre de familia numerosa y numerosas lesiones. Sin embargo, su capacidad de lucha le ha llevado a conseguir finalmente su billete para la categoría de -63 kilos como décima del ranking mundial. La veterana judoca de 44 años no renuncia a nada y su experiencia puede ser su mejor arma.

De todos modos, la teórica mejor opción, viendo el ranking mundial de la IBSA, podría ser el aragonés Sergio Ibáñez, que tendrá que lidiar con la presión de debutar en unos Juegos Paralímpicos y su juventud (22 años).

El de Zaragoza hizo historia en el judo nacional al ser el primer judoca con discapacidad visual en ganar una medalla en un Campeonato de España Absoluto y frente a rivales sin discapacidad. Lo hizo en 2018, con una plata en la categoría de -60 kilos, mientras que dos años después fue bronce en su actual peso, el de -66 kilos y donde es el séptimo del mundo.

Además, a nivel internacional, Ibáñez fue subcampeón del mundo, subcampeón de Europa y bronce continental, mientras que el pasado mes de junio se adjudicó la medalla de plata en la prueba de la Copa del Mundo celebrada en Warwick (Reino Unido).

El trío de representantes lo completa Álvaro Gavilán, que disputará sus segundos Juegos con el primer objetivo de superar el resultado cosechado en Río de Janeiro donde concluyó noveno, avalado por contar ahora con una mayor experiencia. Décimo del ranking mundial de -73 kilos, fue bronce en los Juegos Mundiales de la IBSA y también fue tercero hace unos meses en la mencionada Copa del Mundo de Warwick.