Publicado 18/07/2021 12:18CET

El judo español tiene garantía de éxito para romper el gafe olímpico

Archivo - Nikoloz Sherazadishvili, oro en el IJF World Judo Championships 2021
Archivo - Nikoloz Sherazadishvili, oro en el IJF World Judo Championships 2021 - Yannick Verhoeven/Orange Pictu/AFP7/Europa Press

MADRID, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

El equipo olímpico español de judo llega reforzado como nunca por los resultados a los Juegos de Tokyo 2020, con una delegación de siete judocas de la que salen grandes bazas e incluso favoritos a las medallas que se resisten a este deporte desde Sydney 2000.

Nikoloz Sherazadishvili (-90 kilos), Francisco Garrigós (-60), Alberto Gaitero (-66), Julia Figueroa (-48), Ana Isabel Pérez (-52), María Bernabéu (-70) y Cristina Cabaña (-63) tratarán de romper algo más que una sequía, un gafe de más de dos décadas, 21 años, sin subir al podio olímpico.

Las alegrías del judo al deporte español en los Juegos quedan ya lejos. Se estancaron en la cita de Sydney 2000 con el oro de Isabel Fernández (-57), pero en Tokio está justificado pensar en que la medalla es muy probable.

De los siete, Bernabéu, Garrigós y Figueroa saben lo que es estar en unos Juegos. Bernabéu peleó incluso por una medalla olímpica. La salmantina formada en Galicia rozó el bronce en Rio 2016, donde cayó en la técnica de oro ante la alemana Laura Vargas Koch. Un golpe duro, arrodillada tras la derrota, que ha trabajado para convertir en experiencia y fortaleza mental cinco años después.

Son las bazas de la capitana del equipo español, tener la lección aprendida en el Nippon Budokan después de un ciclo con menos éxitos que el anterior. Los resultados sí acompañan al igual que el ranking a Niko Sherazadishvili, quien el pasado mes de junio se colgó su segundo oro en un Mundial tras el logrado en 2018.

El primer bicampeón español llega como número uno y favorito en la categoría de -90 kilos. En el Campeonato del Mundo que se celebró en Budapest, el judo nacional confirmó su gran estado de forma, ya que Garrigós, Figueroa y Box también se subieron al podio.

El madrileño fue bronce en -60 kilos y en el mes de abril se había proclamado campeón de Europa, una trayectoria que le coloca también como aspirante al podio en Tokio con la espina de perder su primer combate en Rio. Mientras, la cordobesa Figueroa, número cinco del mundo, fue bronce en Budapest, después del bronce europeo en 2019, recuperando a tiempo la sensación de victoria de cara a llegar lejos tras no pasar de su estreno olímpico en 2016.

Por su parte, Ana Isabel Pérez Box, número seis del ranking IJF, llega a sus primeros Juegos con la vitola de subcampeona del mundo de -52 kilos. También en el 'Top 10' de los mejores judocas del mundo está Alberto Gaitero, en -66 kilos, con el aval del bronce en el último Europeo.

El equipo español, que completa una Cristina Cabaña (séptima en Budapest) pendiente hasta el final de la cuota continental, sabe lo que es ganar a los rivales que se encontrará en Tokio desde el día 24 de julio. Cuatro minutos tienen la llave en un remodelado Budokan del que en 1964 albergó el histórico debut olímpico del judo.

Cuando oigan el 'hajime', los siete buscarán la gloria de Miriam Blasco y Almudena Muñoz y sus oros en Barcelona'92. En Atlanta, Ernesto Pérez Lobo fue plata e Isabel Fernández y Yolanda Soler sumaron sendos bronces. El oro de la judoca alicantina en Sydney 2000 fue el último, el que espera el relevo 21 años después.

FICHA.

--SEDE: Nippon Budokan.

--FECHAS: Del 24 al 31 de julio

--PARTICIPACIÓN ESPAÑOLA: Nikoloz Sherazadishvili (-90 kg), Francisco Garrigós (-60 kg), Alberto Gaitero (-66 kg), Julia Figueroa (-48 kg), Ana Pérez Box (-52 kg), María Bernabéu (-70 kg) y Cristina Cabaña (-63 kg).

Contador