Actualizado 05/10/2015 21:17 CET

Justicia suiza niega libertad a ejecutivo venezolano de la FIFA

ZÚRICH (SUIZA), 5 Oct. (Reuters/EP) -

Un tribunal suizo rechazó la apelación de un ejecutivo de la FIFA arrestado por una investigación de corrupción en el más alto nivel del fútbol para ser puesto en libertad por motivos de salud, temiendo que pueda fugarse.

Los abogados del venezolano Rafael Esquivel, de 69 años, habían pedido a la Cámara Federal de Apelaciones que lo liberara. Esquivel ha estado bajo custodia desde una redada en la madrugada del 27 de mayo en Zúrich, después de que Estados Unidos emitiera órdenes de captura para él y otros seis ejecutivos, desatando una tormenta en el órgano rector del fútbol.

"El tribunal sostuvo que existía el riesgo de que el apelante se diera a la fuga en caso de ser liberado. Los argumentos invocados en apoyo de su liberación, como su avanzada edad y su mal estado de salud, no se consideraron suficientes para contrarrestar el riesgo de fuga", dijo la corte en un comunicado el lunes.

El tribunal no lo identificó por su nombre, pero dijo que había dirigido la asociación venezolana de fútbol y era miembro del comité ejecutivo de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol). Una fuente judicial confirmó que se trataba de Esquivel.

PODÍA FUGARSE.

Esquivel, quien según la corte niega haber cometido delitos, está luchando contra una extradición a Estados Unidos. Los fiscales estadounidenses lo acusan de sobornos, lavado de dinero y fraude electrónico que involucran más de 150 millones de dólares en pagos. El dirigente ha estado en el hospital desde el 28 de septiembre por análisis no detallados, dijo la Oficina Federal de Justicia Suiza.

El tribunal suizo dictaminó que Esquivel podía fugarse y que tenía acceso a casi 1 millón de dólares. Rechazó su pedido de ser colocado bajo supervisión por vigilancia electrónica.

Esquivel había argumentado que perdió mucho peso y enfrentaba un problema psicológico debido al encarcelamiento. Las autoridades congelaron alrededor de tres millones de dólares de su fortuna, por lo que se le dificultaba mantener a su familia, integrada por seis hijos. El ciudadano venezolano-español tenía pasaporte diplomático de Venezuela, donde vivía con su esposa y dos hijos, dijo la corte.