Publicado 19/07/2020 23:34CET

El Leganés vuelve a Segunda cuatro años después cargado de grandes momentos

Fútbol.- El Leganés vuelve a Segunda cuatro años después cargado de grandes mome
Fútbol.- El Leganés vuelve a Segunda cuatro años después cargado de grandes mome - Oscar J. Barroso / AFP7 / Europa Press - Archivo

MADRID, X (EUROPA PRESS)

   El Club Deportivo Leganés ha consumado este lunes el descenso a Segunda División a falta de cuatro jornadas para la conclusión del campeonato, después de cuatro temporadas en la élite con momentos inolvidables para la afición pepinera en la primera incursión de su historia en la mejor Liga del mundo.

   Llegaron las doce de la noche y 'Cenicienta' tuvo que salir corriendo. La carroza se convirtió en calabaza y el vestido, de grandes galas, perdió su brillo de un plumazo. En total, el cuento del Lega ha durado tres años, once meses, y tres días, un periplo donde ha cargado su maleta con grandes victorias, inimaginables hace tan solo unas temporadas.

   En 2014, el equipo del sur de Madrid jugaba en Segunda B, allí llevaba sumido casi una década con varios intentos frustados por ascender. El fichaje de Asier Garitano como entrenador cambió la historia del club en los cinco años siguientes. Dos ascensos y dos permanencias en Primera División. Las hadas habían aparecido en Butarque. Allí pasaba lo que siempre se había visto por la tele.

   El Lega pasó de ocupar un 'breve' en los periódicos a ser portada a nivel nacional. El Lega pasó de no salir en las radios, a abrir programas nocturnos con sus entrenadores y jugadores. El Lega pasó, en definitiva, de la sombra del fútbol amateur, al mayor de los focos. A la mayor de las glorias sin tan siquiera haber tenido tiempo para asimilarlo.

   Así lo reconoció su presidenta Victoria Pavón cuando ascendieron a Primera en junio de 2016. "No he tenido tiempo de soñar con el ascenso". Era su segunda temporada en la categoría de plata y el equipo blanquiazul arrasó como local para poner un pie en la luna. Eso significaba jugar en la élite para un Leganés al que le vino todo lo bueno de golpe.

   Lo primero: su debut, que lo saldó con una victoria por 0-1 en Balaídos gracias al histórico gol de Víctor Díaz. La fiesta empezó por todo lo alto para un Leganés que logró la permanencia sin pisar una sola jornada los puestos de descenso. Garitano volvió a hacer magia con un equipo muy digno, pero escaso de recursos para la categoría. Pese a los infortunios -jugó con cuatro porteros diferentes por lesión- puso la pica en Flandes cuando llegó el mes de mayo.

   Szymanowski y Gabriel fueron los grandes arquitectos de aquella campaña, culminada en San Mamés, y la antesala de otra salvación sin apuros. El Leganés despidió la temporada 2017-18 por todo lo alto, pues no sólo había logrado una nueva permanencia, sino que además alcanzó las semifinales de la Copa del Rey tras eliminar al Real Madrid en el Santiago Bernabéu.

   La gesta fue de dimensiones catedralicias. El Lega se convirtió en el primer equipo del fútbol español que remonta al Madrid en su campo después de haber perdido en la ida. Marco Asensio marcó el único gol en el primer asalto de cuartos de final, pero los de Garitano vencieron en la Castellana por 1-2 en un partido enorme, donde el "monstruo de Butarque" volvió a ganarse todos los elogios.

   En semifinales fue eliminado por el Sevilla, después de empatar en casa (1-1) y caer en el Sánchez-Pizjuán (2-0) en lo que ha sido su mayor gesta copera hasta la fecha. Un cruce que jamás olvidará el Lega, que vivía días de vino y rosas. Eso sí, pronto comenzarían a ser diferentes tras el adiós de su líder durante todos estos éxitos: Asier Garitano decidía acabar su lustro en el Leganés y poner rumbo a la Real Sociedad.

PELLEGRINO LOGRA LA MEJOR CLASICACIÓN DE LA HISTORIA

   La dirección deportiva encomendó el timón al argentino Mauricio Pellegrino, avalado por su buen rendimiento como técnico del Alavés un año antes. El 'flaco' pronto aprendió la idiosincrasia de Butarque, mimetizó con el público y llevó al Leganés a la permanencia más holgada y el mejor puesto de su historia: la decimotercera posición.

   Para llegar a tal logro, con 45 puntos y el quinto equipo menos goleado de la categoría, el Lega tuvo momentos brillantes, como la victoria en casa ante el FC Barcelona (2-1) sin trampa, ni cartón. Messi disputó los 90 minutos y los culés no habían hincado la rodilla hasta ese momento. La ilusión se disparó al sur de la M-40.

   También hubo otros partidos marcados en rojo, como la victoria en el derbi ante el Getafe (0-2) o la goleada ante el Sevilla (0-3) en lo que fue una especie de venganza un año más tarde por aquella eliminación copera. El Lega daba la sensación de haber puesto cemento en sus pies. La temporada 2019-20 iba a ser la de Europa.

UN ADIÓS ANUNCIADO

   Nadie lo dijo alto, pero estaba en la mente cuando se planificó la plantilla. Con alguna baja de peso, pero confirmando a los hombres importantes de un año antes: Braithwaite, Omeruo, Jonathan Silva, la misma base que construyó el mejor año en la élite de los pepineros. Sin embargo, ya conocen la historia. El sueño se volvió pesadilla.

   Todo le ocurrió a un Leganés que tardó 12 jornadas en ganar, que apostó por Luis Cembranos hasta que encontró a Javier Aguirre porque nadie quería coger la patata caliente, y sufrió las desdichas de perder a sus dos delanteros más importantes en apenas un mes. Primero, En-Nesyri, que viajó a Sevilla por 20 millones, y después, Braithwaite, al que una perversa norma de la RFEF le llevó a vestir los colores del FC Barcelona.

Todo se torció y ni el parón por la pandemia cambió la suerte del Leganés, que incluso se vio envuelto en la polémica surgida con su mejor jugador: el joven del Real Madrid, Óscar Rodríguez, cuyas ausencias sembraron dudas en la afición antes de confirmar su lesión. El Leganés se va de Primera como perro flaco y con mucho dolor, pero con una maleta cargada de grandes momentos.