Publicado 24/07/2021 12:45CET

Maialen Chorraut: "Me ha pesado mucho el oro de Río, pero quiero más"

Archivo - Maialen Chorraut, campeona olímpica en Río de Janeiro 2016.
Archivo - Maialen Chorraut, campeona olímpica en Río de Janeiro 2016. - RFEP - Archivo

   "Tengo el sueño de la medalla, lo veo muy difícil, pero probable", apuntó la campeona olímpica en K-1 en Río

   MADRID, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La campeona olímpica de piragüismo en K-1 Maialen Chorraut confesó que el oro logrado en los Juegos de Río 2016 le ha "pesado mucho", aunque se mostró ambiciosa en Tokyo 2020 porque dijo que quiere "más" pese a la incertidumbre creada por la pandemia de la COVID-19 que no le ha dejado entrenarse con tranquilidad.

   "Cada vez me siento más orgullosa de ese ciclo olímpico y por conseguir cumplir ese sueño. A Río llegaba con mucha presión porque soñaba con ese oro. Este ciclo me ha pesado mucho esa medalla, a mí me gusta acabar algo y dejarlo atrás, pero esa medalla no la he podido dejar atrás", comentó en rueda de prensa junto a Ander Elosegi.

   Chourraut recordó que la preparación de aquellos Juegos, con una niña recién nacida, hizo que fuera "duro" y tuviera muchas lesiones. "Ahora estoy orgullosa del camino recorrido y llego sintiendo que no tengo nada que perder sino todo que ganar. Ese sueño ya lo he cumplido y ahora me siento más libre. Pero eso no hace que me quede satisfecha, quiero más", subrayó.

   Campeona olímpica en Río y bronce en Londres 2012, Chorraut aspira a su tercera medalla en unos Juegos y para ello ha regresado a sus raíces tras la pandemia de la COVID-19.

   "Desde que terminó el confinamiento en junio me fui a vivir a Donosti. Me acerqué a la familia, a mis orígenes. Cuando se alargaron un año los Juegos por la pandemia tuve muchas dudas sobre qué hacer. El entrenamiento ha sido una vuelta a los orígenes y al río Bidasoa. Cuando vivía en Lasarte no existía el canal de Pau (Francia). Ha sido un gran estímulo para mi", explicó.

   La campeona olímpica en K-1 celebró que la espera de Tokyo 2020 haya terminado. "Se ha hecho esperar. La incertidumbre en la preparación ha sido muy alta. Volver a Tokyo este año, llegar aquí ha sido una gran alegría. Ahora vamos a intentar poner esa guinda en el pastel. Yo tengo el sueño de la medalla. Lo veo muy difícil, pero probable. He entrenado para poder conseguir esa medalla. Debo hacer una navegación sólida y rápida. Si baja esa Mailen, el resultado puede ser bonito", destacó.

   No obstante, la kayakista vasca advirtió de que a Pekín llegó con ilusión, pero que le costó rehacerse del "varapalo" que supuso su eliminación en las clasicatorias. "En los siguientes Juegos fui bronce, pero me supo a poco. Al terminar Londres quería ser madre y soñar con un oro olímpico. Y en Río fui campeona olímpica, pero casi me quedo fuera en las clasificatorias", recordó.

   Chorraut no asistió a la ceremonia de inauguración, aunque desveló un hábito que repiten en cada Juegos. "Desde 2012 todas las chicas que competimos tenemos la bonita costumbre de juntarnos en los aros olímpicos y hacemos una foto de familia. Eso, para mi, es la inauguración", indicó una de las más firmes esperanzas españolas al podio olímpico en Tokyo 2020.