'La mano de Dios' y 'El gol del siglo': más de 30 años de los mejores goles de un Mundial, aún insuperables

Football - 1986 FIFA World Cup - Final - Argentina v West Germany - Azteca Stadi
ACTION IMAGES / AI PROJECT
Publicado 22/06/2018 10:41:03CET

   BUENOS AIRES, 22 Jun. (Notimérica) -

   El 22 de junio de 1986 en el Estadio Azteca de la Ciudad de México se disputaron los cuartos de final del Mundial de Fútbol entre la selección de Argentina y la de Inglaterra. Sin duda, iba a ser un partido importante para el Mundial de Fútbol de este año, pero lo que no se esperaba en realidad es que lo que ocurrió en el campo fuera a pasar a la historia.

   El considerado por muchos como el mejor futbolista de todos los tiempos, Diego Armando Maradona --quien a pesar de estar retirado continúan inmerso en el mundo del fútbol y sigue dando de qué hablar a diario--, marcó durante este encuentro dos de los goles más recordados en la historia de los mundiales, conocidos popularmente como 'La mano de Dios' y 'El gol del siglo'.

   Fue tal la importancia de aquellos goles que el Estadio Azteca, a día de hoy, continúa rindiendo homenaje a Maradona por su extraordinaria actuación. Así, el lugar recoge una placa de metal conmemorativa, aunque en esta no se especifica cuál de los dos goles es el calificado como 'extraordinario'.

   Pero, por si aquellos hechos no fueran trascendentes para el jugador, el equipo y para toda la nación, una semana más tarde de aquella fantástica actuación de Maradona la selección de fútbol de Argentina se proclamó nuevamente campeona del mundo, consiguiendo su segundo título mundial tras ganar el Mundial del 78.

LOS GOLES

   Transcurrido el primer tiempo entre Argentina e Inglaterra, el partido seguía en empate, pero Maradona empezaba a desequilibrar y crear peligro entre los defensores ingleses. No fue hasta el minuto seis de la segunda mitad que llegó uno de los momentos que pasará a la historia.

   El genio argentino controló el balón fuera del área y con su pierna izquierda pasó a su compañero Jorge Valdano, quien no pudo controlar el esférico mientras el defensor inglés, en su afán de despejar la pelota, la mandó hacia su portería.

   Ya dentro del área y con la pelota cayendo, Maradona fue en su búsqueda a la par del guardameta inglés Peter Shilton, 20 centímetros más alto que él. Shilton saltó adelantando su mano derecha, al mismo tiempo que Maradona lo hacía con el brazo izquierdo extendido. El puño del jugador argentino, cercano a su cabeza, golpeó antes el balón, que rodó pasando la línea de gol.

   

   La denominación de 'La Mano de Dios' se debe a las declaraciones del argentino realizadas después del partido, cuando al preguntarle si lo había marcado con la mano respondió "yo no la toqué, fue la mano de Dios".

   El segundo gol anotado por el astro argentino, elegido en el 2002 como el mejor gol de los mundiales se produjo en el minuto 55 de este mismo partido y uno de los más recordados, además de por su espectacularidad, por la retransmisión en directo que llevó a cabo el locutor Victor Hugo Morales.

   Maradona partió desde su propio campo y se internó en campo rival, dejando a su paso a todo jugador inglés que se oponía en sus camino, concretamente a seis: Glenn Hoddle, Peter Reid, Kenny Sansom, Terry Butcher, Terry Fenwick y al arquero Peter Shilton antes de rematar y anotar el tanto.

   

   Sus goles, que se siguen siendo recordados y que marcaron un hito en el mundo futbolístico, tuvieron como testigos a 114.580 aficionados que estaban en el estadio Azteca, el templo del fútbol mexicano, y que en ese momento estallaron en vítores y gritos ante aquel espectáculo.