Publicado 19/02/2021 12:18CET

Medvedev retará al idilio de Djokovic en Melbourne

Daniil Medvedev of Russia in action during his Men's singles semifinals match against Stefanos Tsitsipas of Greece on Day 12 of the Australian Open at Melbourne Park in Melbourne, Friday, February 19, 2021. (AAP Image/Dave Hunt) NO ARCHIVING, EDITORIAL US
Daniil Medvedev of Russia in action during his Men's singles semifinals match against Stefanos Tsitsipas of Greece on Day 12 of the Australian Open at Melbourne Park in Melbourne, Friday, February 19, 2021. (AAP Image/Dave Hunt) NO ARCHIVING, EDITORIAL US - AAPIMAGE / DPA

MADRID, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

El tenista ruso Daniil Medvedev será el rival del serbio Novak Djokovic en la final del Abierto de Australia, primer 'Grand Slam' de la temporada, después de mantener su gran racha de juego y resultados y derrotar este viernes en la segunda semifinal al griego Stefanos Tsitsipas por 6-4, 6-2, 7-5.

El de Moscú amplió ante el de Atenas a 20 su contador de victorias consecutivas que inició en último Masters 1.000 de París-Bercy y ahora tratará de alargarla ante el 'rey' de Melbourne Park, ocho veces campeón y que todavía no sabe lo que es perder el partido por el título en la Rod Laver Arena.

Medvedev, cuarto cabeza de serie, se presenta como un serio aspirante al trono de 'Nole' porque está jugando a gran nivel y lo demostró una vez más ante el verdugo del español Rafa Nadal, al que controló a la perfección, salvo en un instante del tercer parcial.

El ruso, de 25 años, alcanzó la segunda final de su carrera en un 'Grand Slam' tras la del US Open en 2019 que perdió ante Nadal en cinco sets con un tenis espectacular y arrollador, labrado con 46 golpes ganadores por 21 errores no forzados, y con un saque poderoso (17 'aces' y sólo tres bolas de 'break' concedidas).

Medvedev dominó casi siempre el partido. En la primera manga, rompió en el quinto juego y sólo tuvo algún problema con el servicio para cerrarla, mientras que en la segunda exhibió un juego demoledor ante el que nada pudo hacer un Tsitsipas, demasiado errático en esta ocasión y sin la fórmula para crear problemas reales.

Sin embargo, el griego reaccionó como hizo en cuartos ante Nadal justo cuando peor estaba el panorama tras otra rotura inicial en el tercer parcial. El moscovita se puso 3-1, pero ahí apareció la mejor versión de su rival, que recuperó la desventaja, estuvo cerca de volver a romper y se llegó a poner 0-30 con 5-4 a su favor. Ahí, resurgió el ruso, arrollador de nuevo para llevarse el partido.