Pelé rinde homenaje al "fantasma azul" Banks, "un portero con magia"

Publicado 12/02/2019 17:57:03CET
Pelé
BANCO SANTANDER - Archivo

   SAO PAULO, 12 feb (Reuters/Notimérica) -

   Los futbolistas Pelé y Gordon Banks permanecerán unidos para siempre. Aquella "parada del siglo" durante el Mundial de México 1970 que el británico hizo a la leyenda brasileña quedó grabada en la retina de miles de aficionados de este deporte.

   Este martes, el brasileño ha querido recordar a su compañero, quien ha fallecido hoy a los 81 años, a quien ha calificado como "un portero con magia". "Para muchas personas, su recuerdo de Gordon Banks está definido por esa atajada", ha dicho Pelé en Facebook, asegurando que "entiendo la razón".

   En 1970, Banks realizó una de las paradas más destacadas en la historia de los mundiales en la derrota 1-0 en la fase de grupos ante Brasil. En esa ocasión, Pelé se elevó para conectar de cabeza un centro desde la derecha de Jairzinho. El cabezazo del astro parecía gol, pero con una gran reacción el portero impidió el 2-0, enviando la pelota al tiro de esquina.

   "Esa parada fue una de las mejores que he visto, en la vida real y en los miles de partidos que he visto desde ese momento. Cuando eres futbolista, enseguida sabes lo bien que has golpeado la pelota. El cabezazo fue exactamente como esperaba, exactamente a dónde quería que fuera. Y estaba listo para celebrarlo".

   "Pero este hombre, Banks, apareció ante mis ojos, como una especie de fantasma azul. Salió de la nada e hizo algo que no creía posible. Sacó el cabezazo (...) En ese momento no podía creer lo que veía. E incluso cuando lo veo ahora no puedo creerlo. No puedo creer cómo llegó tan lejos, tan rápido".

   Banks disputó 73 partidos con Inglaterra entre 1963 y 1972 e hizo casi 200 apariciones para el Stoke antes de que su carrera como jugador terminara debido a un accidente automovilístico que lo hizo perder la vista en un ojo.

   "Marqué muchos goles en mi vida, pero hay mucha gente que cuando se encuentra conmigo me pregunta sobre esa jugada (...) Me alegro que haya salvado mi cabezazo, porque ese acto fue el comienzo de una amistad que siempre atesoraré. Cada vez que nos reuníamos, siempre era como si nunca hubiéramos estado separados", ha escrito Pelé, de 78 años.

   "Hoy siento una gran tristeza en mi corazón y le envío mis condolencias a la familia de la que estaba tan orgulloso (...) Descansa en paz, amigo mío. Sí, eras un portero con magia. Pero también eras mucho más. Eras un gran ser humano".

Para leer más