Preocupación policial por la posibilidad de que el Barça-Madrid sea boicoteado por grupos independentistas

Publicado 16/10/2019 19:28:58CET

Entre los diferentes escenarios se baraja desde una protesta en la grada hasta interrumpir el partido o bloquear a los equipos en los accesos

MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los responsables del dispositivo policial en Cataluña han empezado a valorar en las últimas horas con preocupación creciente la posibilidad de que la violencia protagonizada por grupos independentistas se mantenga esta semana en torno a la huelga general convocada para el viernes y que, la próxima semana, desemboque en torno al partido de fútbol entre FC Barcelona y Real Madrid, han informado a Europa Press fuentes policiales.

Entre los escenarios que se barajan por las fuentes consultadas se contempla que se limiten a mostrar su rechazo a la sentencia desde las gradas del Camp Nou, algo que ya ha ocurrido en otras ocasiones, por ejemplo en finales de la Copa del Rey con pitada al himno y al Rey.

Sin embargo, también se contempla que el grado de la protesta se eleve si se plantea y se lleva a cabo una acción que pase por interrumpir el partido una vez iniciado o en los prolegómenos, por ejemplo tratando de bloquear con la presencia de cientos de personas la llegada al estadio blaugrana de los autobuses de ambos equipos.

Fuentes policiales subrayan que los agentes 'antidisturbios' están acostumbrados a este tipo de actuaciones complejas, remitiéndose por ejemplo al River Plate-Boca Juniors disputado en el Santiago Bernabéu el pasado 9 de diciembre y a otros tantos encuentros de alto riesgo, con el desplazamiento de aficiones de otros países, y que se han celebrado sin incidentes.

PARTIDO EL SÁBADO A LAS 13.00 HORAS

El 'clásico' entre Barça y Madrid está previsto que se juegue el sábado 26 de octubre a las 13.00 horas, doce días después de hacerse pública la sentencia que condena a entre 13 y 9 años de prisión a los líderes del 'procés' indepedentista por delitos de sedición y malversación. Tras conocerse el fallo de los jueces, se iniciaron las protestas anunciadas por Tsunami Democràtic y que se centraron en la primera jornada, principalmente, en los alrededores del aeropuerto de El Prat.

Preocupa que Tsunami Democràtic haya lanzado un comunicado, luego matizado, para llevar las protestas al 26 de octubre, el día del 'clásico', pidiendo además responsabilidades políticas por las cargas de Mossos d'Esquadra y Policía Nacional, que califican de "brutalidad policial". Oficialmente, están convocadas las llamadas 'Marchas de la Libertad' y una huelga para este viernes. Diferentes plataformas sindicales --entre ellas UGT y CCOO-- anunciaron esta semana que celebrarían una manifestación el mismo sábado que se juega el Barça-Madrid.

POSIBILIDAD DE NO JUGAR EN BARCELONA

Este miércoles LaLiga ha abierto la posibilidad de que no se juegue el partido el 26 de octubre en el Camp Nou al solicitar al Comité de Competición de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) que se disputara en el Santiago Bernabéu, el estadio del Real Madrid. El 1 de octubre de 2017, el FC Barcelona jugó a puerta cerrada su partido de Liga contra Las Palmas como protesta por las cargas policiales para impedir el referéndum en cumplimiento del mandato judicial.

Desde la Policía Nacional --y también la Guardia Civil, que aún no ha tenido que emplearse en tareas de 'antidisturbios' en Cataluña, aunque sí han estado prevenidos en varios escenarios, entre ellos El Prat-- se conjuran para no caer en provocaciones y mantener el orden público. El mensaje más repetido desde el Ministerio del Interior es que la colaboración policial con los Mossos es óptima y que "se garantizará la seguridad ciudadana".

El director adjunto operativo (DAO) de la Policía, José Ángel González, se ha reunido este miércoles en la Jefatura Superior con los sindicatos, subrayando que existe "colaboración sin fisuras" con los Mossos, que el trabajo policial será recompensado y que no hay fecha para poner fin al dispositivo de refuerzo. Desde Interior se ha confirmado poco después que este fin de semana se enviarán más policías a Cataluña para cubrir relevos.

Fuentes de los sindicatos policiales han explicado que no se ha hablado del Barça-Madrid en la reunión con el DAO aunque sí apuntan a que la falta de una condena rotunda desde la Generalitat y personalidades públicas de los episodios con disturbios provocados por grupos de independentistas no ayuda a rebajar la tensión.

El Gobierno aseguró este martes por la noche que "la violencia estaba siendo generalizada en todas las protestas" y que detrás no había "un movimiento ciudadano pacífico", sino personas que quieren "romper la convivencia". El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, ha reconocido que se está investigando quién está detrás de Tsunami Democràtic.

LA CLAVE ES SI SE MANTIENE LA TENSIÓN

Con todo, desde la Policía Nacional entienden que "por ahora todo más o menos está dentro de lo esperado", aunque no esconden su preocupación por la evolución de los altercados durante esta semana, que prevén muy complicada. "La clave es si mantienen o no este grado de tensión", señala un mando policial a preguntas de Europa Press, que este miércoles consideraba que aún era pronto para valorar si conviene aplazar o trasladar de ciudad el Barça-Madrid.

Las citadas fuentes ven un "riesgo creciente" en que los grupos que actúan de la mano de Tsunami Democràtic traten de visibilizar su protesta en torno a un partido como el Barça-Madrid, calificado siempre de alto riesgo y que garantiza audiencias planetarias, sobre todo si se plantea como desafío a los policías y con un cariz violento.

Las protestas, contenidas por los Mossos d'Esquadra en una colaboración "sin fisuras" con las Fuerzas de Seguridad del Estado, han sido inicialmente apoyadas por el presidente catalán, Quim Torra. Pep Guardiola, entrenador del Manchester City, ha difundido un vídeo en nombre de Tsunami Democràtic para pedir a la comunidad internacional que presione a España para que se siente a negociar tras la sentencia del 'procés'.

En los mensajes de Tsunami Democràtic --y también de los Comités de Defensa de la República (CDR)-- se pide a los inscritos que protesten para intentar "desbordar al Estado". Transcurridos dos años desde el referéndum del 1-O y con diferencias entre los partidos independentistas, esta plataforma ha sido respaldada públicamente tras su nacimiento hace tres meses por representantes políticos y personalidades públicas, entre ellas el expresidente huido en Bélgica Carles Puigdemont.