Publicado 08/01/2021 23:33CET

El Real Madrid aterriza en Pamplona con cuatro horas de retraso por la borrasca 'Filomena'

Un avión de la compañía Iberia en el Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez, en Madrid (España), a 8 de enero de 2021. El temporal de nieve y las heladas han obligado al aeropuerto a descongelar más de 60 aviones esta mañana. Aena ha activado el Plan
Un avión de la compañía Iberia en el Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez, en Madrid (España), a 8 de enero de 2021. El temporal de nieve y las heladas han obligado al aeropuerto a descongelar más de 60 aviones esta mañana. Aena ha activado el Plan - Jesús Hellín - Europa Press

MADRID, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Real Madrid ha aterrizado en Pamplona casi al filo de la medianoche después de haber permanecido cuatro horas atrapado en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas debido a la borrasca 'Filomena', que impidió a los blancos salir en hora.

El vigente campeón de Liga debió salir a las 19 horas, momento en que el club publicaba un vídeo en las redes sociales donde se podía ver a los jugadores llegando a la terminal del aeropuerto. Sin embargo, la intensa nevada retrasó la salida hasta pocos minutos antes de las 23 horas.

El vuelo se desarrolló sin incidencias y el Real Madrid llegó a Pamplona sin nieve con el objetivo de jugar este sábado a las 21 horas contra Osasuna, con motivo de la jornada 18 en la Liga Santander.

Además, el Real Madrid no es el único equipo de Primera División que se ha visto afectado por el temporal. También el Athletic Club, cuyo avión ha tenido que darse la vuelta a Bilbao cuando se dirigía a Madrid para el partido que les enfrentaría este sábado contra el Atlético en el Wanda Metropolitano.

En la Liga SmartBank, el Rayo también ha optado por volver a Madrid tras salir esta tarde en autobús a Miranda de Ebro para su duelo con el Mirandés. Acumularon más de una hora de retraso y gran parte de la plantilla vallecana tuvo que bajarse del vehículo para ayudar al resto de coches a poder reanudar la marcha en las carreteras madrileñas.

Contador