Publicado 27/05/2024 12:50

El Real Madrid inicia en Valdebebas la cuenta atrás para la final de Wembley

Entrenamiento del Real Madrid.
Entrenamiento del Real Madrid. - OSCAR J. BARROSO / AFP7 / EUROPA PRESS

   MADRID, 27 May. (EUROPA PRESS) -

   El Real Madrid inició este lunes en la Ciudad Deportiva en Valdebebas (Madrid) la semana de preparación, con una sesión de entrenamiento con las ausencias de David Alaba, Aurelien Tchouameni y Andriy Lunin, para la final de la Liga de Campeones de este sábado 1 de junio (21.00) ante el Borussia Dortmund alemán en el Estadio de Wembley (Londres).

   En una sesión que arrancó a las 11.00 horas y abierta íntegra a los medios de comunicación, con motivo del 'Media Day' previo a la final de la Champions de este sábado, los pupilos de Carlo Ancelotti comenzaron a marcar los aspectos claves del enfrentamiento ante el conjunto alemán.

   El entreno comenzó con los habituales ejercicios de calentamiento dirigidos por el preparador físico del equipo, Antonio Pintus, para después ya comenzar el trabajo con balón. Así, arrancaron los rondos, con el equipo partido en dos grupos --por un lado, españoles y Kroos, y los extranjeros por otro lado--, mientras los guardametas hacían trabajo aparte.

   Una de las novedades de la sesión fue la ausencia del portero ucraniano Andriy Lunin, con fiebre este lunes, aunque sus opciones de jugar la final siguen intactas, según Ancelotti. Así, fueron Thibaut Courtois y Kepa Arrizabalaga los grandes protagonistas del trabajo de porteros, a las órdenes de Luis Llopis. También participó el meta del Real Madrid 'C' Fran González, habitual en los entrenamientos del primer equipo esta temporada.

   El meta belga ha seguido entrenando en solitario con Llopis en el tercer ejercicio del equipo, de lo que se intuye que podría ser titular en Wembley. En esta parte del entreno, los jugadores, con la presencia del jugador del Castilla Jeremy de León, realizaron ejercicios de posesión y salida de balón en dimensiones reducidas y con superioridades. Esto deja claro que una de las preocupaciones de Ancelotti es la presión alta con la que el Dortmund puede comenzar la final, y que tanto daño generó al PSG en la semifinal.

   Después llego el habitual partido, once contra once, aunque en espacio mucho menor que el que se encontrarán en Wembley, con los teóricos titulares y suplentes repartidos en dos equipos. Ancelotti no dio demasiadas pistas de un once que, sin embargo, parece ya un secreto a voces.

   La finalización, como de costumbre, monopolizó la parte final del entrenamiento. Los responsables del gol en el conjunto madridista --Vinícius, Bellingham, Rodrygo, Joselu y compañía-- se dedicaron a afinar la puntería para la final de Wembley, la sexta del Real Madrid en los últimos años.

   Ambiente distendido y relajado, aunque focalizados y con esfuerzo, en la primera sesión de entrenamiento de la semana, que comenzó con una charla del técnico italiano. Ancelotti se propuso, como relató en la rueda de prensa previa, disfrutar de estos días previos, confiando en la experiencia de este equipo en este tipo de situaciones y partidos, intentando alejar lo máximo posible el estrés y la ansiedad que las finales pueden llegar a producir.

Contador