Publicado 23/08/2021 10:53CET

El remo español llega a Tokio en busca de acumular experiencia

Archivo - V. Rodríguez, E. Floriano, J. Pineda y J. Benítez en la embarcación cuatro con timonel
Archivo - V. Rodríguez, E. Floriano, J. Pineda y J. Benítez en la embarcación cuatro con timonel - COMITÉ PARALÍMPICO ESPAÑOL - Archivo

TOKIO, 23 Ago. (del enviado especial de Europa Press, Ramón Chamorro) -

El remo español será una de las grandes novedades en los Juegos Paralímpicos de Tokio, una cita para la que ha logrado clasificar a cinco deportistas repartidos en dos tripulaciones, la de cuatro con timonel con poca experiencia competitiva y casi recién creada.

Este deporte entró en el programa paralímpico en Pekín 2008 y desde entonces España sólo había tenido a Juan Carlos Barcia como representante en Londres 2012. Ahora, tras ausentarse en Río de Janeiro, ha logrado aumentarla gracias a Javi Reja, que ha cambiado de disciplina, y al cuatro con timonel que reúne a deportistas que también buscaron nuevas motivaciones en el remo cuando ya estaban retirados.

Y es que hay que remontarse al 2019 para ver nacer un proyecto que ha provocado que haya presencia española en el Canal Sea Forest. La Federación de Remo creó una Comisión Paralímpica, coordinada por Juan Carlos Barcia, y a partir de ahí se afanó en buscar tripulantes para un cuatro con timonel, una embarcación que debía ser mixta y además con dos discapacitados visuales, hombre y mujer, y dos físicos, hombre y mujer, más un timonel que podía tener o no alguna discapacidad.

Al proyecto se unieron figuras tan reconocidas como David Casinos, cinco veces medallista paralímpico en atletismo, con cuatro oros, y que buscaba nuevos retos, el exnadador Enrique Floriano, ganador de nueve metales, o la exciclista Josefa Benítez, plata en la prueba de línea en Londres 2012 junto a Mayalen Noriega.

Todos los candidatos empezaron con las pruebas con el objetivo de lograr un cuatro con timonel lo suficientemente competitivo para el Preolímpico de 2021, a escasos meses de Tokyo 2020. Los elegidos para esa cita fueron Floriano y Benítez, como discapacitados visuales, y Jorge Pineda, un remero que sí tenía experiencia competitiva en doble scull, y Verónica Rodríguez, como discapacitados físicos, y con Estíbaliz Armendariz, también discapacitada física, como timonel, un puesto donde tuvo que sustituir a Raquel Comesaña, operada de apendicitis.

El cuatro con timonel, en su primera gran competición, no pudo lograr el billete directo a la capital japonesa al finalizar tercero, pero su buen resultado le pudo garantizar una invitación por parte del Comité Paralímpico Internacional y el Comité de Remo Mundial. Finalmente, se decidió que fuese Armendariz la timonel que estuviese en Japón en busca sobre todo de ganar experiencia para el futuro.

Junto a esta embarcación estará el sevillano Javier Reja, que competirá en sus segundos Juegos Paralímpicos, aunque no en piragüismo como hizo en Río de Janeiro, aunque también lo intentó perdiendo la plaza en beneficio de Adrián Mosquera.

El andaluz participará en la modalidad de scull (PR1) después de sacar el billete a inicios de abril al imponerse en la regata clasificatoria europea celebrada en Varese (Italia) y ahora intentará superar sus semifinales de hace cinco años, con la dificultad añadida que en el remo sólo alcanzan seis la final.