Actualizado 16/03/2018 7:58:13 +00:00 CET

River se impone a Boca en una final 42 años después

Soccer Football - Boca Juniors v River Plate - Argentine Supercopa - Malvinas Ar
REUTERS / STRINGER .

   BUENOS AIRES, 15 Mar. (Notimérica) -

   Después de algo más de cuatro décadas, el Club Atlético River Plate de Buenos Aires consiguió imponerse en una final a sus históricos y acérrimos rivales del Boca Juniors y alzarse con la ansiada Supercopa Argentina.

   Desde el primer minuto del partido los millonarios salieron a presionar a sus contrincantes, apremiados por la necesidad de un club que no vive un buen momento. Por su parte, Boca jugó con la habitual tranquilidad que les caracteriza y que les permite llevar más de un año liderando la liga argentina, con exactamente el doble de puntos (46) que sus rivales de anoche.

   Tal vez por eso, los de River salieron con más ganas de agradar y de terminar de una vez con sus fantasmas. Esto les sirvió para adelantarse en el marcador, de penalti, cuando sólo habían transcurrido 18 minutos de partido.

   Ya en el segundo tiempo, Boca supo que o reaccionaba o ni todas las maldiciones del equipo rival juntas podrían impedir que ese día los derrotados fueran ellos. Los xeneize lo intentaron pero se encontraron con el guardameta de River, que tuvo una magnífica actuación. Finalmente el partido se acabó cuando, con Boca volcado al ataque, los millonarios consiguieron aumentar su ventaja con una contra de manual.

   Nada más y nada menos que 42 años han tenido que pasar para que Boca y River volvieran a verse las caras en una final. La última vez fue en 1976 en la final del campeonato Nacional. Una final de la que casi no existen imágenes y que Boca consiguió ganar para añadir un título más a sus vitrinas.

VUELVE EL PÚBLICO VISITANTE

   El partido entre los dos clubes protagonistas de la mayor rivalidad de la historia del fútbol argentino no sólo sirvió para dar espectáculo y aumentar esa leyenda sino que, además, fue utilizado por las autoridades para evaluar si eliminar o no la norma que prohíbe la presencia de público visitante en los estadios.

   Para el encuentro, que se disputó en Mendoza, a 1.000 kilómetros de Buenos Aires, se movilizaron más de 1.500 policías. A pesar de algunos hechos aislados habituales en este tipo de citas, los dispositivos de seguridad funcionaron y no se registraron incidentes de gravedad.