Publicado 13/12/2020 12:01CET

Roban en casa de Paolo Rossi durante su funeral

12 December 2020, Italy, Vicenza: Mourners carry the coffin of Italy's 1982 FIFA World Cup hero Paolo Rossi during his funeral at the Vicenza Cathedral., Rossi died two months after his 64th birthday following a battle with illness. Photo: Claudio Furlan/
12 December 2020, Italy, Vicenza: Mourners carry the coffin of Italy's 1982 FIFA World Cup hero Paolo Rossi during his funeral at the Vicenza Cathedral., Rossi died two months after his 64th birthday following a battle with illness. Photo: Claudio Furlan/ - Claudio Furlan/LaPresse via ZUMA / DPA

MADRID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

La familia del exfutbolista italiano Paolo Rossi, fallecido esta semana a los 64 años, ha denunciado un robo en su domicilio de Bucine (Arezzo), que se produjo durante el funeral del campeón del Mundial de España 1982 en la catedral de Vicenza.

Una persona cercana a la familia dio la voz de alarma al descubrir una ventana rota en la casa, y fue la mujer del exjugador, Federica Cappelletti, la que junto con sus dos hijas se encontró la casa desvalijada al regresar de Vicenza.

Tras un primer examen, se descubrió que los ladrones se habían apropiado de varias joyas y de un reloj que perteneció a Paolo Rossi, aunque todavía continúa la investigación. Los carabineros han tomado huellas en el domicilio para identificar a los culpables, y ya apuntan a un banda organizada.

"Querían enlodarlo todo, incluso el día en que toda Italia lloraba. Podrían haberme robado 100.000 euros y me importaría una mierda. Es el hecho lo que me impacta", señaló su viuda, Federica Cappelletti, en declaraciones recogidas por La Gazzetta dello Sport.

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

El italiano Paolo Rossi, uno de sus mejores delanteros de la década de los 80 y principal artífice de la conquista por parte de su país del Mundial de España de 1983, falleció a los 64 años tras no poder superar una enfermedad. "Ha muerto a la edad de 64 años el héroe del Mundial del 82, una verdadera leyenda del fútbol 'azzurro'", señaló la Federación Italiana de Fútbol en su web.

La fatal noticia había sido anunciada por la propia mujer de Rossi, Federica Cappelletti, en la madrugada del jueves. "No habrá nadie nunca como tú, tan único, tan especial, después de ti habrá un completo vacío", escribió en 'Facebook'. 'La Gazzetta dello Sport' indicó que el exfutbolista sufría una enfermedad "incurable", sin citar nada más.

La figura de Paolo Rossi es principalmente recordada por su actuación en el Mundial que acogió España en 1982, donde fue el gran líder de una 'Azzurra' que fue de menos a más, al igual que él. El entonces delantero de la Juventus llegaba a la cita pese a haber estado inhabilitado sin poder jugar dos años tras verse implicado en un caso de apuestas ilegales, pero con la confianza plena de su seleccionador, Enzo Bearzot.

Italia pasó a la segunda fase con muchos apuros y empatando todos sus partidos ante Polonia, Perú y Camerún, y sin apenas rastro de Rossi. Todo cambió a partir de ahí, el combinado italiano superó en su primer partido del segundo grupo a la Argentina de Diego Armando Maradona (2-1) y se jugó el pase a las semifinales ante la gran Brasil de Zico, Sócrates o Falcao. En el Estadio de Sarriá, en Barcelona, apareció por fin el '9' toscano para anotar un gran triplete vital para batir a la 'canarinha'.

Ya nada frenó a Paolo Rossi, que llevó a su equipo a la final con un doblete ante Polonia, y que ante la República Federal de Alemania en el Santiago Bernabéu fue el encargado de abrir el marcador del 3-1 que dio su tercer título a Italia. Su actuación le sirvió para ser elegido 'Balón de Oro' de ese año.

El delantero, que también jugó las Copas del Mundo de 1978 y 1986, brilló también en la Serie A con la camiseta de la Juventus, donde conquistó dos 'Scudetti', y la Copa de Europa en 1985, en la triste final marcada por la tragedia del Estadio de Heysel. Una Recopa, dos Copas de Italia y una Supercopa de Europa también están en su palmarés.

"La desaparición de 'Pablito es otro dolor profundo, una herida en el corazón de toda la afición difícil de curar. Perdemos un amigo y un icono de nuestro fútbol. Arrastró con sus goles a la selección nacional al éxito del 82 y tomó de la mano a todo un país, que se regocijó en las calles, por él y con él. Ha ligado indisolublemente su nombre a lo 'Azzurro' y ha inspirado, con su estilo de juego, a muchos delanteros de las generaciones futuras", lamentó Gabriele Gravina, presidente de la FIGC.