Publicado 05/08/2021 17:51CET

Saúl Craviotto: "La realidad es la que es, no lo preparamos a conciencia"

05 August 2021, Japan, Tokyo: Spain's Saul Craviotto (L) and Italy's Manfredi Rizza compete in the Men's Kayak single 200m semifinals of the Canoe Sprint competitions, at Sea Forest Waterway, during the Tokyo 2020 Olympic Games. Photo: Jan Woitas/dpa
05 August 2021, Japan, Tokyo: Spain's Saul Craviotto (L) and Italy's Manfredi Rizza compete in the Men's Kayak single 200m semifinals of the Canoe Sprint competitions, at Sea Forest Waterway, during the Tokyo 2020 Olympic Games. Photo: Jan Woitas/dpa - Jan Woitas/dpa

MADRID, 5 Ago. (EUROPA PRESS) -

El palista español Saúl Craviotto ha comentado, después de ser séptimo en la final de K1 200 por detrás de su compañero Carlos Arévalo, quinto, que no prepararon "a conciencia" esta prueba y que se marcha con un sabor "agridulce", aunque piensa ya en la prueba del K4 500, en la que se estrenan este viernes.

"No hemos preparado a conciencia esta prueba y la gente que venía preparada se le nota que tenía una marcha más, que salen con más explosividad y fuerza", reconoció tras la prueba en declaraciones facilitadas por la Real Federación Española de Piragüismo.

Quizá por ello se queda con "sensaciones agridulces". "Nada más entrar en meta me da un poco de rabia. Cuando estás en una final olímpica puede pasar cualquier cosa, igual suena la flauta y me sale la carrera de mi vida, siempre tienes esa esperanza, pero la realidad es la que es", señaló.

"Ya está, yo estoy muy contento, han sido mejores que yo, lo acepto, y felicidades a todos, y ahora a centrarse en el K4, que es lo que toca", apuntó Craviotto, bicampeón olímpico y cuatro veces medallista, que buscará la quinta presea en ese K4 500.

Por su parte, el gallego Carlos Arévalo, tras pasar la semifinal como tercero, terminó quinto en la final de K1 200. "Quedo con buenas sensaciones, he dado mi cien por cien. Ser quinto en Juegos y estar luchando en la final. Ya dije que la medalla iba a estar repartida en décimas", manifestó.

"Mi preparación se centró en el K4 500 que es el objetivo con el que vengo aquí con toda la ambición del mundo, y el K1 ha sido más para ir entrado en competición, que en mi caso es más bien saliendo rápido y llegando justillo pero en K4 ya nos juntamos un poco y ya lo solucionamos", argumentó.

Por otro lado, la también gallega Antía Jácome fue quinta en la final de C1 200, para formar parte de la historia olímpica al ser el debut de esta prueba en el programa olímpico. "Siento una gran alegría por conseguir el diploma olímpico y por estar ahí peleando la regata hasta el final, con una llegada muy ajustada para decidir quién se llevaba la medalla de bronce", comentó.

En K2 1.000, la pareja formada por Paco Cubelos e Iñigo Peña terminaron sextos para también ser diploma olímpico. "Era el año que mejor estábamos. En la final lo hemos dado todo, con 5 embarcaciones que han sido mejores que nosotros. Hemos peleado con todo después de salir a pelear la carrera, y estuvimos cerca", reconoció Cubelos.

Por su parte, el vasco Iñigo Peña reconoció que se marchan "contentos". "Estamos contentos con la regata que hemos hecho. Hemos clavado lo que estaba planteado pero al final el viento ha estado un poco caprichoso, y aunque no es excusa, nos ha alejado de los primeros puestos", añadió.