Publicado 29/05/2021 11:32CET

La selección española de fútbol para ciegos se prepara para los Juegos en el World Grand Prix de Tokio

Archivo - España se concentra desde el 13 de septiembre para el campeonato de Europa de fútbol para ciegos, del que es vigente campeona
Archivo - España se concentra desde el 13 de septiembre para el campeonato de Europa de fútbol para ciegos, del que es vigente campeona - MARIANO HERRANZ / MARIANO HERRANZ - Archivo

MADRID, 29 May. (EUROPA PRESS) -

La selección española de fútbol para ciegos disputará, desde este domingo hasta el sábado 5 de junio, el World Grand Prix de Tokio, un torneo amistoso que servirá para conocer el estado de forma del combinado nacional para los Juegos Paralímpicos de Tokio.

Será la primera competición oficial tras más de año y medio de parón provocado por la pandemia de coronavirus; el último torneo que disputó la selección fue el Campeonato de Europa de Roma, en septiembre de 2019, en el que conquistaron la medalla de oro y el billete directo para Tokio.

Desde entonces, los españoles solo jugaron hace un mes cuatro encuentros contra la selección de Francia que se saldaron con tres victorias y una derrota para los españoles.

El seleccionador español, Jesús Bargueiras, ha convocado a los mismos jugadores que conquistaron el pasado Europeo, a excepción de Iván López, que se recupera de una lesión. El equipo viajó hasta Tokio hace un par de días y se encuentra en cuarentena dentro del hotel de concentración a la espera de que arranque la competición, en la que también participarán Argentina, Tailandia, Francia y Japón.

España empezará el torneo este domingo ante Tailandia, descansará al día siguiente y el día 1 de junio se enfrentará a Japón. El día 3 jugará ante Francia y terminará la primera fase frente a Argentina, subcampeona del mundo. Los dos equipos mejor clasificados disputarán la gran final el día 5 de junio.

Las personas ciegas y con discapacidad visual grave compiten en dos categorías distintas, existiendo grandes diferencias entre ambas. Los jugadores con discapacidad visual grave (B2/B3) no necesitan apenas adaptaciones para poder competir.

Estas adaptaciones van principalmente encaminadas a conseguir contraste entre el color del balón y el suelo, de la portería y el fondo y una iluminación de igual intensidad durante los 40 minutos de juego real que dura el partido. Por ello, disputan sus partidos en pabellón cubierto.

El fútbol para ciegos ha necesitado mayor número de adaptaciones. Las características específicas imprescindibles son: balón sonoro; vallas laterales que evitan los fueras de banda, salvo que el balón salga por encima de estas; el portero es vidente y tiene limitada su maniobrabilidad a una pequeña zona dentro del área de penalti; un guía detrás de la portería orienta a los jugadores; y la obligatoriedad de los jugadores de decir, de forma clara y audible, la palabra 'voy', para evitar golpes y orientar al jugador rival.

Dadas las necesidades específicas esta modalidad se juega en campo de césped artificial descubierto para facilitar la audición del balón, por eso es necesario el silencio del público mientras esté en juego la pelota y hasta que no se marque un gol o existan tiempos muertos.

Contador