Publicado 23/08/2021 10:51CET

El tenis de mesa no quiere fallar a su cita con las medallas

Archivo - El palista español José Manuel Ruiz.
Archivo - El palista español José Manuel Ruiz. - RFETM - Archivo

TOKIO, 23 Ago. (del enviado especial de Europa Press, Ramón Chamorro) -

El tenis de mesa español no quiere fallar a su cita con las medallas en los Juegos Paralímpicos de Tokio y acude a la capital japonesa con un buen grupo de ocho jugadores, liderados por Álvaro Valera y José Manuel Ruiz, dispuestos a sumar éxitos.

El popular ping-pong empezó a aportar metales paralímpicos desde los históricos Juegos de Barcelona de 1992 y desde entonces siempre ha dado éxitos en la gran cita paralímpica para acumular ya un total de 18 preseas, un oro, seis platas y once bronces.

Ese oro pertenece seguramente a uno de los mejores jugadores de la historia, sino el mejor, como es el sevillano Álvaro Valera, que más de dos décadas después de hacer historia en los Juegos de Sidney con 18 recién cumplidos quiere volver a subir a lo más alto de un podio que se le resistió en Londres y en Río de Janeiro.

Valera, de 38 años, sufre una neuropatía que le ha hecho ir descendiendo de clase con el transcurrir de los años, pasando de ser un 8 a un 6, pero eso no le ha impedido que acumule éxito tras éxito. El pasado mes de enero cumplió una década como número uno del ranking mundial y espera que el parón por el coronavirus y la falta de competiciones no le hayan hecho demasiada merma.

El sevillano, triple campeón del mundo y cuatro veces de Europa, ha disputado las dos últimas finales paralímpicas, ambas ya en la clase 6 y ambas saldadas con derrota, y a estas dos platas, une un bronce en Pekín 2008 y otra plata por equipos en Londres junto a su amigo Jordi Morales, con el que forma una gran pareja que es la actual campeona de Europa.

El palista catalán es otra de las bazas para el medallero y, al igual que Valera, puede presumir de tener el reconocimiento de 'Estrella Mundial Paralímpica de Tenis de Mesa' que concede la Federación Internacional de este deporte (ITTF).

Morales, de 35 años, también tiene un buen palmarés donde sobresalen su título mundial individual en 2018 de la clase 7 o el bronce que conquistó en Atenas 2004, por lo que será otro candidato a llegar lejos en las dos competiciones que afronte.

En el equipo también se mantiene José Manuel Ruiz, un jugador que hará historia en Tokio al igualar, con siete participaciones en Juegos, a Purificación Santamarta y Enrique Soriano, un honor que compartirá en la capital japonesa con el nadador Xavi Torres, que salió de su retiro tras Londres 2012.

El granadino, de 43 años, ha batallado duro y contra el reloj para cumplir este sueño. A finales de marzo, se rompió el tendón de Aquiles de la pierna derecha, una grave lesión que suele requerir siete meses de recuperación y que él ha logrado reducir hasta cuatro para llegar listo a una cita en la que debutó hace 25 años en Atlanta y en la que ha sumado cinco metales, tres platas, una individual y dos por equipos, y dos bronces, todos por equipos.

En el equipo también repiten respecto a Río de Janeiro Juan Bautista Pérez, de 52 años, plata por equipos junto a Ruiz y cuarto en la competición individual de la clase 9, y Eduardo Cuesta (36 años), que competirá en la clase 11 para discapacitados intelectuales donde fue bronce en el último Europeo.

El extremeño Francisco José Sagayo (39 años), en la clase 5, el vasco Iker Sastre, en la clase 2, y Miguel Ángel Toledo, el veterano de la selección con 53 años y que también compite en la clase 2, completan un equipo dispuesto a todo.