TESTIGO-MUNDIAL-Un día con Blatter: Mandela, fútbol, amor y TV

Actualizado 02/06/2010 18:07:02 CET

Por Javier Leira

JOHANNESBURGO (Reuters/EP) - Comenzar el día siguiendo al presidente de la FIFA, Joseph Blatter, puede sonar aburrido, pero con el correr de las horas uno acaba escuchando al dirigente reflexionar sobre Nelson Mandela, el amor entre el fútbol y la televisión y las maravillas de la tecnología.

En la mañana del miércoles, Blatter develó la placa oficial del estadio Soccer City e inauguró el centro de prensa y transmisiones del Mundial de Sudáfrica, en una serie de actos en los que dejó varias reflexiones inesperadas e incluso sorprendentes.

El suizo Blatter, de 74 años, comenzó su recorrido en el Soccer City de Johannesburgo, escenario del partido inaugural y la final del torneo, al que comparó con el mítico estadio londinense Wembley para sorpresa del puñado de periodistas que cubrían el acto.

"Es un gran día para la FIFA, hay pocos estadios que se hayan construido como éste (...) Este es un estadio cinco estrellas y se puede comparar con Wembley", destacó Blatter.

Acompañado por autoridades nacionales y locales, Blatter alabó el trabajo del comité organizador y destacó que la importancia de este torneo reside no sólo en el fútbol, sino en celebrar "la humanidad de Africa".

Blatter también rindió homenaje al ex presidente sudafricano y premio Nobel de la Paz, Nelson Mandela, a quien calificó como "el humanista vivo más carismático".

El suizo dijo que el Mundial celebrará la vida de Mandela y reveló que la gran esperanza de la FIFA es que el nonagenario líder esté presente en el primer partido, en el que Sudáfrica enfrentará a México el 11 de junio.

"Eso sería lo más importante", destacó en medio de los aplausos y gestos de aprobación de los funcionarios que estaban con él, estratégicamente situados en una alfombra roja para no desmejorar el césped del estadio, y los periodistas sudafricanos sentados en la grada.

Acto seguido, Blatter descubrió una placa conmemorativa en un salón del estadio. Allí, sus asistentes dejaron claro un concepto que repetirían varias veces a lo largo de la mañana: "No responderá preguntas".

AMOR Y TECNOLOGIA

Poco después hubo un nuevo encuentro en el centro internacional de prensa, donde el contacto cara a cara de la prensa con Blatter se limitó a un amable "buen día", antes que sus asistentes volvieran a explicar que esa iba a ser la única interacción entre los periodistas y el suizo.

Allí comentó que el de Johannesburgo es el quinto centro de prensa mundialista que inaugura y recordó que su primera entrada como dirigente a un recinto de este tipo fue en el Mundial de Argentina en 1978. En esa oportunidad, dijo, "todos los periodistas podían entrar en un gimnasio".

Acto seguido relató su particular visión sobre la "historia de amor entre la televisión y el fútbol", destacando que este deporte brinda "emoción, drama, alegrías y momentos de duda".

Esos son los condimentos necesarios para una relación duradera, comentó Blatter con una gran sonrisa.

Finalmente, tras un recorrido por el centro de prensa con las autoridades, vedado para la prensa, Blatter también inauguró el centro oficial de transmisiones del Mundial.

Luego de recibir un control remoto del encargado de esta operación, dejó una última reflexión sobre la tecnología: "Es fantástico, cuando uno aprieta un botón todo funciona".