Publicado 25/08/2021 12:38CET

Valera sufre en su estreno, Morales debuta firme y Toledo cae plantando cara

Archivo - Alvaro Valera en los Juegos de Río de Janeiro
Archivo - Alvaro Valera en los Juegos de Río de Janeiro - MIKAEL HELSING/CPE - Archivo

TOKIO, 25 Ago. (del enviado especial de Europa Press, Ramón Chamorro) -

Los españoles Álvaro Valera, con mucho sudor, y Jordi Morales, con mucha firmeza, estrenaron el casillero de victorias del tenis de mesa español en los Juegos Paralímpicos de Tokio, mientras que el debutante Miguel Ángel Toledo rozó la sorpresa ante uno de los candidatos al podio.

El sevillano, favorito número uno de la clase S6, sufrió de lo lindo en su estreno en su sexta cita paralímpica ante el griego Marios Kanelis Chatzikyriakos, 20 del mundo y que por momentos hizo planear la sorpresa en el Gimnasio Metropolitano de la capital antes de acabar claudicando por 11-4, 9-11, 5-11, 11-9 y 11-7.

Valera, campeón paralímpico en Sydney 2000, entonces en la clase 8, y plata hace cinco años en Río de Janeiro ya en clase 6, empezó dominando al heleno, pero a partir de ahí, el agresivo juego de este se le atragantó y el partido se volteó peligrosamente. Finalmente, el español, experto, supo aguantar la presión para sacar el cuarto juego y en el quinto pudo imponerse por fin con cierta comodidad.

"Estoy muy contento. El primer partido siempre es muy difícil, con esos nervios y esa tensión. Él ha jugado a un nivel altísimo, físicamente está muy fuerte y me ha sorprendido llegando a unos ángulos que un jugador de mi categoría no debería llegar", apuntó el español tras el partido.

El encuentro estaba "cuesta arriba", pero Valera supo hacer "ajustes a nivel táctico" y encontró la forma de "jugar más agresivo". "Punto a punto he podido animarme y tener más confianza. A veces, cuando te lo ponen tan difícil, ganar así es un aliciente adicional", remarcó.

El campeón paralímpico de 2000 también reconoció que contaron a su favor la experiencia. "Las horas de vuelo me dan esa fuerza para no rendirme y tener confianza aunque las cosas estén en contra y esa es la actitud que tenía, la sensación de que iba por debajo, pero que quedaba mucho partido por delante", afirmó.

Valera recordó que los confinamientos le han venido "mal físicamente" y que neuropatía le hace ir perdiendo "masa muscular en brazos y piernas". "Mis golpes ya no tienen tanta carga como antes y tengo que trabajar más los partidos y alargar los puntos, sacar otros recursos. Va a ser un componente contra lo que voy a tener que pelear y para mí es un reto tener la oportunidad después de 21 años y de experimentar cierto bajón. Seguir teniendo buen nivel es una maravilla", sentenció.

La otra buena noticia del estreno del tenis de mesa la dio otra de las bazas para el medallero, el catalán Jordi Morales, que comenzó muy firme en la clase 7 donde se impuso por 3-0 al colombiano José Vargas. Pese a firmar la victoria por la vía rápida, el barcelonés se encontró con la resistencia de su rival, sobre todo en el primer y tercer juego y terminó venciendo por 12-10, 11-8 y 13-11.

TOLEDO DEBUTA EN UNOS JUEGOS

Por otro lado, Miguel Ángel Toledo, en la clase 2 reservada para jugadores en silla de ruedas, estuvo cerca de dar la sorpresa en su estreno, aunque acabó cayendo ante el francés Stephane Molliens, número cinco del mundo, en cinco juegos por 11-6, 9-11, 7-11, 11-5 y 11-8.

El madrileño dejó buenas sensaciones en su debut en unos Juegos Paralímpicos y aún mantiene opciones de superar la fase de grupos, aunque deberá ganar al ucraniano Oleksandr Yezyk, siete del ranking mundial.

"Ha faltado un pequeño pasito más, pero tengo que estar contento", expresó Toledo tras su partido a Europa Press, donde reconoció que la falta de público no le ha supuesto "nada diferente". "Una vez que te metes dentro, te aíslas un poco de las gradas y yo he estado muy concentrado en lo que tenía que hacer, pero es una pena sobre todo para la gente el no poder disfrutar de un espectáculo como este", añadió.

Toledo recalcó que "todavía hay opciones" de pasar el grupo y que el resultado pese a la derrota no le deja mal colocado aunque debe ganar "a otro hueso durísimo". "Nunca le he ganado y este es el mejor lugar para romper la estadística", sentenció.

Contador