Publicado 31/05/2024 17:06

La velocidad por banda y el poderío aéreo, los grandes peligros del Borussia Dortmund

07 May 2024, France, Paris: Dortmund's Mats Hummels celebrates with with teammates Nico Schlotterbeck (left) and Jadon Sancho after he scored his side's first goal during the UEFA Champions League semi final between Paris Saint-Germain (PSG) and Borussia
07 May 2024, France, Paris: Dortmund's Mats Hummels celebrates with with teammates Nico Schlotterbeck (left) and Jadon Sancho after he scored his side's first goal during the UEFA Champions League semi final between Paris Saint-Germain (PSG) and Borussia - Robert Michael/dpa

MADRID, 31 May. (EUROPA PRESS) -

El Real Madrid se mide este sábado al Borussia Dortmund en el Estadio de Wembley en la final de la Liga de Campeones, en un encuentro por el título en el que parte con la vitola de favorito, pero en el que para levantar la 'Decimoquinta' tendrá que doblegar a un equipo alemán que brilla en las transiciones y exhibe poderío aéreo cada vez que tiene la oportunidad.

Muy pocos colocaban al equipo de Edin Terzic en la final de la Liga de Campeones, sin embargo el Dortmund ha demostrado durante todo el torneo que puede competir de tú a tú con cualquiera, siendo capaz de derrotar a equipos, a priori, superiores. Los alemanes son un equipo muy peligroso en las transiciones, que ataca muy bien los espacios, al que le gusta encontrar la verticalidad por banda e implacable en el juego aéreo.

Así, el Real Madrid deberá estar muy atento en intentar tapar las bandas del Dortmund. Los alemanes tienden a ser un equipo asimétrico a la hora de atacar, ya que por la izquierda las ofensivas son mucho más verticales, aprovechando así la velocidad de Adeyemi para causar estragos en la defensa rival. Por ello, las ayudas que pueda recibir Carvajal en defensa por parte de Fede Valverde serán claves para parar al internacional alemán, con especial atención a los desmarques en diagonal del veloz extremo, que suele aprovechar cuando Füllkrug saca de zona a los centrales.

Y si el vértigo se apodera del costado izquierdo, el talento hace lo propio en derecho. Ahí emerge la figura de Jadon Sancho que, desde su vuelta, ha aportado calidad y soluciones al ataque del Dortmund. No en vano, los datos ofensivos de los alemanes en Champions han mejorado desde su llegada, aumentando los goles esperados por partido (+0,2), los remates a puerta (+0,9) y la presencia en el área (+5,5 en acciones en área rival).

Su capacidad de asociación y último pase --33 pases clave en los 20 partidos disputados con el Dortmund desde su vuelta-- hacen que sus combinaciones con Brandt y Füllkrug generen más de un dolor de cabeza al rival. Además, el internacional inglés ha vuelto a encontrar en su juego el regate que hizo que hace unos veranos el United pagara mucho por sus servicios. De hecho, pese a sólo haber disputado seis partidos en esta edición de la Champions, Sancho es el quinto jugador con más regates (50), es decir, una media de más de ocho intentos por partido.

Por otro lado, los alemanes son especialistas en rédito a las jugadas a balón parado. Su potencial en el juego aéreo con jugadores como Füllkrug, Hummels, Scholtterbeck o Emre Can es indudable. A nivel de equipo, el Dortmund se ha impuesto en el 62% de los duelos aéreos que ha disputado en esta edición de la Liga de Campeones, siendo uno de los mejores equipos de la competición en este aspecto. Además, el gran golpeo de balón de Brandt, Sancho o Reus, hace que cada jugada a balón parado se un problema para el rival, y así lo demuestran los 17 goles marcados esta temporada entre Bundesliga y Liga de Campeones.

Pero no todo es ataque en el Borussia Dortmund de Edin Terzic. En defensa, los alemanes ha exhibido su mejor nivel en la Liga de Campeones, siendo el equipo de esta Champions que menos goles en contra promedia por partido (0,75), consiguiendo haber dejado su portería a cero en seis de los 12 partidos que ha jugado.

Las claves para lograrlo, la versatilidad defensiva. El Dortmund es un equipo que alterna presiones muy altas sobre la salida de balón del rival con un bloque mucho más bajo que permite camuflar las carencias a la hora de defender espacios de sus rivales. Por ello, el Real Madrid deberá aprovechar los momentos de presión para conseguir salir con el balón jugado y así penalizar la espalda de Hummels y Scholtterbeck.

Contador