Publicado 05/04/2021 12:45CET

Argentina.- 'Las Canciones', la obra más musical del dramaturgo argentino Pablo Messiez, llega este sábado a las tablas de LAVA

La obra 'Las Canciones', de Pablo Messiez.
La obra 'Las Canciones', de Pablo Messiez. - VANESSA RÁBADE.

VALLADOLID, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

La obra más musical del dramaturgo y director argentino Pablo Messiez, 'Las Canciones', llega a las tablas de LAVA Valladolid este sábado, 10 de abril, a las 19.00 horas.

Seleccionado por la crítica como uno de los mejores montajes estrenados en 2019, 'Las Canciones' se inspira en los personajes, situaciones del teatro y obras de Anton Chéjov, entre ellas, Tres hermanas.

Se trata del espectáculo original más musical, poético y festivo de Messiez, toda una invitación a sentir el poder transformador de la música, protagonizado por Javier Ballesteros, Carlota Gaviño, Rebeca Hernando, Juan Ceacero, Íñigo Rodríguez-Claro, Joan Solé y Mikele Urroz.

Durante la función, el público es invitado a participar de la escucha y el baile de una selección heterogénea de casi 20 canciones que van de Jacques Brel a Liza Minnelli, de Cecilia Bartoli a Tom Waits, entre otros artistas.

"Me gusta mucho escuchar música y siempre me ha llamado la atención la forma en que puede cambiar un estado de ánimo, el modo en el que la música toca el cuerpo," explica Pablo Messiez, para quien la música es una presencia imprescindible en sus creaciones ('Todo el tiempo del mundo', 'La otra mujer', 'Las plantas'...).

El punto de partida para la escritura y creación de 'Las canciones' viene marcado por los personajes y situaciones de las obras de Anton Chéjov, en especial Las tres hermanas e Ivanov, que se cruzan y alimentan la acción de escuchar como procedimiento organizador de la trama. Poco a poco, también el mundo de otras obras de Chéjov fue tiñendo los ensayos y la escritura del espectáculo.

En la obra, Iván, Olga e Irina son tres hermanos que, junto a Miguel, amigo de la familia, se dedican a escuchar canciones. Lo hacen sistemáticamente desde el día de la muerte de su padre, hace un año, como modo de huir del mundo exterior en el que él -músico de gran fama en el país- había sido hallado culpable de un acto tan ominoso que la familia no puede ni siquiera nombrar.

La obra cuenta el día en el que la escucha de las canciones se ve interrumpida por la visita de dos músicos, fans del padre fallecido, que harán que las relaciones entre los integrantes de la familia cambien para siempre.

Javier Ballesteros, Carlota Gaviño, Rebeca Hernando, Juan Ceacero, Íñigo Rodríguez- Claro, Joan Solé y Mikele Urroz forman esta peculiar familia chejoviana que, durante la representación, invita al público a participar de la escucha, cantar y bailar una selección heterogénea y sorprendente de casi 20 canciones que van de Jacques Brel a Liza Minnelli, de Cecilia Bartoli a Tom Waits, entre otros artistas.

"Si me hubieran dicho antes de escribir la obra que estas serían las canciones que quedarían, me hubiera sorprendido. No están ni Björk, ni Mina, ni Tita Merello, ni Lou Reed ni mucha otra gente que escucho a menudo. Pero sucede que, en un momento de los ensayos, la obra pide unas cosas y rechaza otras. Lo mismo pasa con los textos. Por eso la lista ha estado determinada por la necesidad de la obra de esas músicas", cuenta el autor.

La escenografía, una enorme "caja de música" diseñada para una escucha óptima de las canciones, ha sido creada por el escenógrafo Alejandro Andújar, mientras que el diseño de iluminación es obra de Paloma Parra, habitual de Messiez desde Muda.

Contador