Publicado 21/12/2020 13:31CET

Bolivia.- Iberaval y Manos Unidas desarrollarán un proyecto agropecuario sostenible en Acharalas (Bolivia)

Cristina Cordero, junto al delegado de Manos Unidas en Valladolid, José María Borge (D).
Cristina Cordero, junto al delegado de Manos Unidas en Valladolid, José María Borge (D). - IBERAVAL

VALLADOLID, 21 Dic. (EUROPA PRESS) -

Iberaval y Manos Unidas unirán fuerzas para llevar adelante el proyecto solidario denominado 'Producción Agropecuaria Sostenible para la Seguridad Alimentaria en la Comunidad boliviana de Achatalas', una iniciativa que se enmarca dentro de las políticas de Responsabilidad Social Corporativa de la compañía financiera, adherida en 2019 al Pacto Global de Naciones Unidas.

La delegada de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) en la sociedad de garantía, Cristina Cordero, ha valorado el empeño de Manos Unidas en Valladolid, organización no gubernamental cuyo delegado es José María Borge, y ha agradecido a toda la plantilla de Iberaval su implicación y respaldo a esta inciativa.

Por su parte, Borge ha remarcado que la crisis por el coronavirus ha afectado de una manera importante a muchos hogares de nuestro país, pero está resultando aún más dolorosa en los países del tercer mundo.

El dinero obtenido para el proyecto ha sido donado por los trabajadores de las 15 sedes territoriales de la SGR (presente en Castilla y León, Madrid, La Rioja y Galicia), a lo que la propia compañía ha sumado una aportación suplementaria. En total, Iberaval y su plantilla contribuyen a esa acción solidaria con 2.550,55 euros.

El objetivo que persigue es ayudar a 16 familias vulnerables para proteger su entorno favoreciendo técnicas respetuosas con el medio ambiente que les permitirán optimizar recursos.

La producción agropecuaria en la zona es muy limitada, de subsistencia, por lo que los jóvenes de la zona se ven obligados a emigrar para sobrevivir y, de esa manera, aportar ingresos complementarios a sus familias.

Entre los destinos a los que acuden para aportar su fuerza de trabajo, se encuentra Santa Cruz del Valle, la ciudad más poblada de Bolivia, con 2,3 millones de habitantes. Las metas a alcanzar son la implantación de técnicas de protección de fuentes y agua y suelo a través de la forestación, conservación y fertilización de suelos agrícolas, habilitar nuevas tierras cultivables bajo riego y la optimización del uso del agua destinada a la producción agrícola.

En este contexto, se prevé implementar huertos integrales para todas las familias beneficiarias y una unidad educativa orientados a la seguridad alimentaria.

Para esta iniciativa, que se aplicará en el municipio de Sopachuy, en la provincia de Tomina, dentro del departamento boliviano de Chuquisaca, que beneficiará a 140 personas, se cuenta con un socio local, que es Prodama. Este proyecto impulsado por Manos Unidas, tiene una duración prevista de un año.