Publicado 28/09/2021 19:58CET

Los colectivos del puente de Alfonso XIII de Sevilla trasladan a PP, Cs y Vox su "descontento" al no figurar en Altadis

Archivo - Puente de Hierro
Archivo - Puente de Hierro - PLANUENTE - Archivo

SEVILLA, 28 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los colectivos que reclaman la recuperación del antiguo puente basculante de Alfonso XIII, construido con motivo de la exposición iberoamericana de 1929, propiedad de la Autoridad Portuaria de Sevilla e instalado en una parcela de la avenida de Las Razas, han celebrado este martes encuentros con los grupos del PP, Cs y Vox en el Ayuntamiento hispalense, siempre en demanda de la reutilización de dicha obra de ingeniería en el ámbito de la ciudad.

En concreto, los representantes de tales colectivos han trasladado a tales grupos de oposición su "descontento con las decisiones tomadas" por el gobierno local socialista, al no incluir el puente como pasarela peatonal y ciclista entre el Paseo de las Delicias y el entorno de la antigua planta de Altadis, en el marco de la reordenación urbanística del citado complejo fabril.

En ese sentido, los conservacionistas consideran que la operación ha sido impulsada con "opacidad", lamentando que el mencionado proyecto urbanístico, promovido por Altadis y del grupo inversor KKH de la mano del Consistorio, contemple un puente de nueva planta y nuevo diseño entre el Paseo de las Delicias y la antigua factoría, cuando pesaba sobre la mesa una propuesta técnica de Acciona que incluía "la recuperación del puente de hierro como pasarela peatonal en Altadis, en línea con la propuesta realizada por la plataforma ciudadana".

Al respecto, recordemos que el pleno del Ayuntamiento hispalense aprobaba meses atrás una declaración institucional de apoyo a la recuperación del citado antiguo puente, "como pasarela para uso peatonal y de transporte personal alternativo en un lugar emblemático" de la ciudad.

En concreto, la declaración institucional apoya la idea de "acordar con la Autoridad Portuaria y las administraciones competentes y mediante la colaboración, si fuera posible, con el sector privado, su recuperación y reconstrucción sobre el río Guadalquivir, como pasarela para uso peatonal y de transporte personal alternativo en un lugar emblemático de la ciudad, de acuerdo con el dictamen de los técnicos sobre la ubicación y los costes y con el consenso de las asociaciones y entidades ciudadanas" que desde hace años reclaman el rescate de esta infraestructura.

PROTEGER EL PUENTE

Además, la declaración institucional implica promover el reconocimiento de este antiguo puente metálico como bien de interés cultural (BIC) y su inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, así como que cuente con un nivel de protección global a través del propio Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la ciudad.

Todo ello, para rescatar el "elemento arquitectónico singular" que supone el antiguo puente metálico de Alfonso XIII, cerrado al tráfico rodado y humano en 1992 al ser sustituido por el actual puente de las Delicias y posteriormente desmantelado; como "testimonio" además "del gran evento histórico" que constituyó para Sevilla la exposición iberoamericana de 1929.

Recientemente, estos colectivos, en un manifiesto recogido por Europa Press, rechazaban la decisión de Altadis y del grupo inversor KKH de promover un nuevo puente entre la antigua planta de tabacos y el paseo de Las Delicias, "copiando de manera curiosamente oportuna" la propuesta diseñada para la reubicación del antiguo puente de Alfonso XIII pero prescindiendo del mismo, avisando de que supone un "desprecio" a la citada declaración institucional del Ayuntamiento.

"SIN DAR EXPLICACIONES"

Los colectivos esgrimían que el propio alcalde, Juan Espadas, "pidió un lugar emblemático para la recuperación de este histórico puente", señalando "este supuesto cambio de intención sin dar explicación alguna". "No se ha explicado por qué se ha desechado el proyecto" de reinstalación del antiguo puente de Alfonso XIII entre la planta de tabacos y el paseo de Las Delicias, insistían.

Al punto, avisaban de que "cualquier otra propuesta que no contemple la recuperación del puente sería inadmisible y constituiría una burla no ya a los grupos municipales y a las manifestaciones del alcalde, sino a los compromisos contraídos, al patrimonio histórico de la ciudad y la ciudadanía de Sevilla".

LA "BURLA" DEL "MIRADOR"

En cuanto al papel de la emblemática obra de ingeniería civil como "mirador" o "balcón" al río, "arrumbándolo donde actualmente está depositado" en una parcela de la avenida de Las Razas, los colectivos consideraban que "no deja de constituir una burla", pues con ello la infraestructura "pierde su función de conectar las orillas para ser rebajado a un balcón carente de sentido".

"Ello no parece más que una mera justificación para no hacer absolutamente nada con la estructura del puente, una opción que se ha demostrado fallida a lo largo de 18 años de promesas incumplidas", enfatizaban, reclamando así a la Autoridad Portuaria que "reconsidere su postura".

Contador