Publicado 11/11/2020 19:10CET

Ecuador.- El 'número 2' de la empresa que espió a Assange sostiene que el servicio se hizo a solicitud del embajador ecuatoriano

Una manifestante a favor de la liberación de Julian Assange.
Una manifestante a favor de la liberación de Julian Assange. - Yui Mok/PA Wire/dpa - Archivo

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

El jefe de operaciones de la empresa de seguridad Undercover Global SL (UC Golbal), Michelle Wallemacq, ha comparecido este miércoles en calidad de investigado ante el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata por el espionaje de su empresa al fundador de Wikileaks, Julian Assange, durante su estancia como asilado en la Embajada de Ecuador en Londres. En su declaración ha asegurado que operaban bajo las instrucciones del embajador ecuatoriano.

Según fuentes jurídicas presentes en la declaración, consultadas por Europa Press, Wallemacq, que ha declarado por videoconferencia, sólo ha respondido a preguntas de su abogado y ha insistido en lo argumentado por su superior David Morales, esto es, que los trabajos que realizaron en la embajada en materia de seguridad se ajustaron a lo que demandaba Ecuador, y en concreto el embajador.

En esta causa se investiga de hecho al ciudadano español David Morales Guillén y a la sociedad mercantil española UC Global dado que existen elementos indiciarios de que aprovechó el servicio que prestaba en la embajada para espiar a Assange.

Según De la Mata, "entre los años 2015 y mediados de 2018 la seguridad de la Embajada de Ecuador en Londres fue confiada a una empresa española, con sede social en Puerto Real (Cádiz) y oficinas en Jerez de la Frontera (Cádiz), denominada UC GLOBAL", empresa que era "administrada y dirigida por David Morales, gerente y máxima autoridad de esta".

Explica que aprovechando la prestación de este servicio Morales utilizó diversos dispositivos de grabación de audio y video, para grabar reuniones que Assange mantenía con distintas personas, entre ellas asesores y letrados, "así como para transferir a terceros la información obtenida".

También aprovechaba los filtros de entrada al edificio para inspeccionar y copiar documentos y dispositivos que los visitantes entregaban en el control de seguridad de la entrada. De este modo se habrían captado reuniones que Assange mantenía con sus abogados, con políticos, periodistas, amigos personales así como visitas médicas y de diversa índole, incluso "los micrófonos habrían llegado a captar igualmente reuniones de los agentes diplomáticos ecuatorianos".

La causa de este supuesto espionaje, que se investiga en la Audiencia Nacional por tratarse de presuntos delitos cometidos por un español en el extranjero, se abrió a mediados de 2019 y el instructor ya ha abierto dos piezas separadas: una denominada 'Correa' después de que el expresidente de Ecuador Rafael Correa presentara una querella contra UC Global, y otra llamada 'News' que se centraría en los periodistas que también pudieron ser espiados por la empresa española.

El instructor también ha escuchado en sede judicial al principal imputado en esta causa, David Morales, quien afirmó que fue el propio Gobierno ecuatoriano el que le solicitó implantar métodos de escucha al estar preocupado porque el fundador de Wikileaks se reunía con "delincuentes".

Además, Morales negó haber vendido información a Estados Unidos y aseguró que los viajes a ese país fueron para contactar con otros clientes de su empresa, según fuentes jurídicas presentes en la declaración.

Tras la declaración de Wallemacq será el turno este viernes a las 10.00 horas de la abogada australiana Melinda Taylor, que comparecerá también por videoconferencia en calidad de testigo.

Contador