Publicado 28/12/2020 09:41CET

La Fundación ETEA gestiona 1,3 millones en cinco proyectos que vinculan la investigación al ámbito del desarrollo

Rector de Universidad Loyola: "Tenemos que estar a la altura del papel que debemos representar en el mundo post Covid"
Rector de Universidad Loyola: "Tenemos que estar a la altura del papel que debemos representar en el mundo post Covid" - UNIVERSIDAD LOYOLA - Archivo

CÓRDOBA, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Fundación ETEA, Instituto de Desarrollo de la Universidad Loyola Andalucía ha conseguido financiación por un monto total de más de 1,3 millones de euros para llevar a cabo cinco intervenciones en la que participan personal investigador y varios grupos de investigación de la universidad. España, Honduras, Guatemala y Paraguay serán los países que abarcará el ámbito geográfico de actuación de estos proyectos, respaldados por fondos de la cooperación española y andaluza y que ayudarán a paliar los impactos negativos del Covid-19.

Según informa la Universidad Loyola Andalucía en una nota, con el contexto actual que deja la pandemia del Covid-19, la Fundación ETEA mantiene vivo el nexo entre el conocimiento científico multidisciplinar de la Universidad Loyola y la solidaridad con los territorios y poblaciones más vulnerables, continuando con su labor de promover una "investigación al servicio del desarrollo" y haciendo efectivo el compromiso de la institución jesuita por la promoción de la justicia.

Las sinergias entre la disciplina de psicología y el trabajo con los colectivos más vulnerables continúan creando oportunidades de colaboración que contribuyen a la mejora de las condiciones de vida de estos colectivos y a la generación de producción científica aplicada al ámbito del desarrollo.

Es el caso del proyecto 'Mejora de los servicios de prevención y atención a víctimas de violencias de género y personas con dependencia de alcohol y drogas en el contexto post Covid-19 en Santa Rosa de Copán (Honduras)', financiado con fondos de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aacid).

Se trata de una iniciativa que permitirá a varios investigadores de la Universidad Loyola estudiar las necesidades de formación y fortalecimiento de capacidades de profesionales que trabajen con víctimas de violencia de género o sufren alguna dependencia de alcohol o drogas y diseñar un programa formativo adaptado para capacitar y asesorar a estos profesionales.

En Guatemala, también gracias al apoyo financiero de la Aacid, se dará continuidad al trabajo realizado en los últimos dos años con las escuelas de Fe y Alegría del país en torno a la evaluación del desarrollo cognitivo de la población infantil y juvenil que sufren contextos socioeconómicos adversos, avanzando hacia la 'Mejora del rendimiento académico y la calidad de vida de menores vulnerables de Guatemala: programa integral de estimulación cognitiva y emocional, desarrollo de huertos escolares y fortalecimiento de la docencia a distancia ante el reto del Covid-19'.

Para ello, la fundación trabajará en colaboración con investigadores de los departamentos de Psicología y de Educación de la Universidad Loyola, además de incorporar a personal investigador de otros centros académicos, como la Universidad de Huelva, la Universidad de Sevilla y Universidad del Valle (Guatemala).

El análisis de las posibles brechas de desigualdad entre el alumnado de origen migrante con el alumnado nacional y el impacto provocado por la Covid-19 en las escuelas de Andalucía es el objetivo del tercer proyecto que la Fundación ETEA implementará con fondos andaluces.

Esta intervención sobre el 'Estudio de competencias y habilidades sociales del alumnado de origen migrante en educación secundaria que informen sobre desigualdades y brecha educativa causadas por el Covid-19' cuenta con la participación de Loyola Behaviour Lab, grupo de investigación especializado en el comportamiento humano a través del análisis de decisiones de las expectativas, así como la evolución de las normas sociales. En el análisis de los resultados de investigación colaborarán cuatro entidades especializadas que trabajan con población migrante: Asociación Pro Derechos Humanos Andalucía, Accem, Asociación Don Bosco y Asociación Claver.

Los dos proyectos restantes tienen, para empezar, tres elementos en común: se implementarán en Paraguay, están apoyados por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid) y persiguen apoyar a comunidades rurales en la mejora de la agricultura familiar campesina. No obstante, ambos cuentan con diferentes enfoques.

Así, el grupo de investigación de Estudios de Desarrollo de la Universidad Loyola participará en el proyecto 'Desarrollo de la agricultura orgánica campesina para la recuperación económica y la reactivación productiva en el contexto del Covid-19', con el fin de impulsar la mejora del marco normativo institucional, organizativo y productivo de la agricultura familiar ecológica, trabajando tanto la producción con técnicas ecológicas como la incidencia en políticas públicas para impulsar mecanismos que hagan sostenible un mayor fomento de la producción orgánica.

Con un enfoque de innovación tecnológica, el proyecto 'Agricultura 4.0. Apoyo a la producción familiar campesina ecológica en Paraguay mediante una red de dispositivos inteligentes basada en IoT' se dirige a la mejora de la competitividad de organizaciones productoras del sector agroecológico, mediante la capacitación en el uso de tecnologías innovadoras de bajo coste, tanto económico como ambiental, para optimizar recursos hídricos y energéticos, así como facilitar la gestión del suelo agrícola.

En esta ocasión, la iniciativa cuenta con la involucración del departamento de Ingeniería de la Universidad Loyola, más concretamente del grupo de investigación sobre 'Optimization and Control of Distributed Systems', que trabaja con tecnología basada en el Internet de las Cosas (IoT).