Publicado 24/04/2021 13:07CET

Juzgan a siete personas que intentaron introducir cocaína en el puerto de Marín en contenedores de conserva

   Los hechos se remontan a 2009 y la droga no llegó a España al ser interceptada antes

   A CORUÑA, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

   La sección primera de la Audiencia Provincial de A Coruña celebrará desde el lunes, día 26, y hasta el día 28, el juicio contra siete personas acusadas de intentar introducir en el puerto de Marín droga transportada en contenedores de conservas de atún desde Colombia, según informa el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG).

   En su escrito de calificación de los hechos, y por una causa procedente de un juzgado de Ferrol, la Fiscalía solicita penas de prisión de entre nueve y once años por un delito contra la salud pública.

   En él, sostiene que en una fecha próxima a mayo de 2009 dos de los procesados, vecinos de Ferrol y amigos desde hacía años, junto con otro acusado, de Sanxenxo --con el que uno de los primeros mantuvo contacto por un juicio por narcotráfico en la Audiencia Nacional--

   decidieron asociarse entre sí y con otras personas cuya identidad no ha podido ser determinada.

   "Para diseñar, financiar y ejecutar la importación de Colombia a España de la mayor cantidad cocaína de que fuesen capaces de gestionar, poniendo cada uno a tal fin los medios materiales y personales de que disponían".

   Sobre los procesados, señala que unos estaban encargados de contactar con los proveedores colombianos mientras que otro, economista de profesión, asesoraba en los trámites comerciales y en obtener financiación.

PREPARATIVOS

   Tras estos primeros preparativos, el día 12 de junio, se celebró una reunión en Vilagarcía de Arousa entre tres procesados y emisarios enviados por los vendedores colombianos para gestionar el operativo. Con posterioridad, hubo una reunión en Ferrol y otras más en A Illa de Arousa.

   "Fruto de los preparativos y en desarrollo de lo acordado, los exportadores colombianos seleccionaron como medio de transporte un buque que, entre los últimos días de julio y los primeros días de agosto de ese año, habría de zarpar de puerto de Manta (Ecuador) con destino a España, concretamente al puerto de Marín, para transportar 23 contenedores cargados de atún", explica Fiscalía.

   También añade que "para introducir el alijo en el buque aprovecharían alguna de las escalas que éste debería realizar en Colombia, momento en el que miembros de la organización colombiana sustituirían parte de la carga legal por su equivalente en kilos de cocaína, siendo tarea de los ahora procesados gestionar su recepción en España eludiendo el control tanto de la empresa importadora como de las autoridades".

   El Ministerio Público indica que también se contactó con otro procesado, "vecino de Vigo y gerente dos establecimientos de mobiliario de cocina en esa ciudad y en Porriño, quien, además de contribuir a la financiación, aceptó la función de localizar el contenedor a su llegada a puerto y encargarse de que pudiese extraerse de manera segura la droga oculta en él".

PARTIDA DESDE ECUADOR

   El 5 de agosto de 2009 los contenedores de atún partieron de Ecuador arribando en el puerto de Buenaventura, en la costa del pacífico de Colombia, el día 6 de agosto, haciéndose allí el cambio por droga. "Estas maniobras fueron detectadas por las autoridades del puerto", indica el Ministerio Público que sostiene que se dejó que el barco continuase el viaje para identificar a todos los posibles implicados.

   El 11 de agosto, el buque hizo escala en el puerto colombiano de Cartagena de Indias, donde se ordenó por la policía la descarga del contenedor contaminado y se procedió a su apertura, confirmándose entonces que los paquetes guardados contenían un total de 227,60 kilos de una sustancia blanca que resultó ser cocaína, con una pureza del 83,78%, siendo esta la partida que los procesados esperaban en el puerto de Marín.

   Respecto a estos, señala que, ignorando que se había producido la interceptación del envío, continuaron sus gestiones para identificar el contenedor que suponían en tránsito y organizar su recepción y descarga.

   La cocaína incautada en Colombia que los procesados pretendían distribuir en España habría alcanzado en el mercado ilícito en el segundo semestre de 2009 un precio de 7.425.521,40 euros en su venta al por mayor y de 32.268.053,20 euros en su venta por dosis.

Contador