Publicado 16/11/2021 15:11CET

Latinoamérica.- Seis de cada 10 mipymes iberoamericanas esperan mejorar sus ventas tras la pandemia

MURCIA, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Fundación para el Análisis Estratégico y Desarrollo de la Pyme (FAEDPYME), de la que forma parte la Universidad de Murcia (UMU), y la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) han presentado este martes en Madrid el estudio titulado 'Impacto económico de la COVID-19 sobre la Mipyme en Iberoamérica', que ha elaborado FAEDPYME con la colaboración de la SEGIB, y que ha sido patrocinado por UNIVERSITAS XXI, informaron fuentes de la institución docente en un comunicado.

Este informe recoge información proveniente de una encuesta realizada a 9.300 empresas españolas y de América Latina. En la presentación han participado Marcos Pinta, secretario general de la SEGIB, y José Luján, presidente de FAEDPYME y rector de la Universidad de Murcia (UMU); así como el director del informe, Domingo García Pérez de Lema, de FAEDPYME y catedrático de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT). También ha intervenido Santos Pavón, director general de Universitas XXI.

García Pérez de Lema ha presentado las principales conclusiones del estudio entre las que destacan que el 39,4% de las mipymes redujeron su empleo en 2020 con relación al 2019; un 41,8% lo mantuvo y un 18,8% lo aumentó. Estos resultados determinan un saldo de evolución (diferencia entre porcentaje de empresas que incrementan su empleo y empresas en las que disminuye) de -20,6 puntos que representa de forma más clara el efecto neto de la pandemia sobre el empleo.

De cara al 2021, las expectativas resultan más favorables. El 25,2% de las mipyme encuestadas señalaron que aumentarán su empleo; el 61,7% que lo mantendrán y el 13,1 que lo disminuirán. Estos porcentajes determinan un saldo de expectativas positivo de 12,1 puntos que sugiere la confianza de las empresas en la recuperación, aunque sin llegar a mitigar el efecto negativo del año 2020.

Por lo que respecta a las ventas, la pandemia ha provocado una muy importante caída de los ingresos en muchas de las mipymes iberoamericanas. El 61,2% señala haber reducido sus ventas en 2020, el 20,9% consiguió mantenerlas y un 17,9% las aumentó. El promedio de reducción de las ventas se situó en un -15,8%.

Las expectativas empresariales confirman la confianza en que, progresivamente se revierta la situación social derivada de los efectos pandémicos de forma que a finales de 2021 el número de empresas en fase de crecimiento de ventas (63,1%) estaría ya superando al número de empresas que redujeron ventas en 2020.

La situación se aprecia mejor si obtenemos el saldo de expectativas, que para el primer semestre de 2021 alcanzaría la cifra de 26,9 puntos (con un 40% de mipymes en crecimiento de ventas). Para el segundo semestre, el saldo se eleva hasta los 55,4 puntos (con solo un 7,7% de empresas que esperan continuar en fase de reducción de ventas). Así pues, los empresarios están expresando su confianza en que 2022 sea un año normal (o ya en una nueva normalidad que permita recuperar los niveles de ventas de 2019).

En relación con el nivel de facturación, el 67,9% de las mipymes se vieron afectadas negativamente, con un grado de importancia de 3,32 (en una escala de 1 a 5). Respecto a la rentabilidad, el 68,0% se vieron afectadas negativamente, con un grado de importancia de 3,29. La productividad, el nivel de deuda y de inversiones también presentan datos negativos con un nivel de impacto superior al 3.

Por el contrario, durante el periodo analizado, el 23,3% de las empresas confirma que la crisis generó un impacto positivo sobre su productividad (grado de importancia de 2,99), el 21,1% de las empresas experimentó un impacto positivo en su rentabilidad (intensidad de 2,73) y el 21,0% registró un efecto positivo el nivel de facturación (intensidad de 2,98).

El 15,8% de las empresas encuestadas ha realizado ventas en los mercados internacionales a lo largo de 2020. El peso medio de estas ventas destinadas al exterior sobre las ventas totales de las empresas exportadoras fue del 35,0%.

La crisis afectó a la internacionalización de las empresas iberoamericanas. Más concretamente, el 52% de las empresas afirmó haber registrado un impacto negativo en su nivel de facturación en el exterior, con un grado de importancia de 3,08 (en una escala de 1 a 5). También se vio afectado el número de países de destino de las exportaciones. El 43,4% de las empresas indicó una reducción del número de países de destino de sus ventas por la pandemia, con un grado de importancia de 3,04.

Por el contrario, la crisis también ha podido afectar positivamente a determinadas empresas a lo largo de 2020. Así, el 17,7% de las empresas encuestadas señala que su nivel de facturación en los mercados internacionales se incrementó (aunque con un grado bajo de impacto positivo, 2,64).

Como conclusión, el catedrático de la UPCT ha destacado en su intervención que "el impacto de la pandemia ha sido muy duro tanto en caída de empleo como en la disminución de los ingresos de las mipymes, donde el 39,4% de las mipymes iberoamericanas redujeron su empleo y el 61,2% redujo su nivel de facturación. Con una caída media de las ventas de -15,8%". No obstante, ha señalado que las expectativas resultan favorables y para el segundo semestre de este año el 63,1% de las mipymes esperan aumentar sus ventas.

Todos han coincidido en resaltar la importancia de este informe, pues, al haberse realizado a partir de respuestas de una muestra tan significativa de empresas de diferentes tamaños, tipologías y sectores de Iberoamérica, muestra una radiografía del impacto de la crisis del coronavirus en el empleo, las ventas, el acceso a la financiación y la actividad innovadora de las Mipymes iberoamericanas.

Este informe pretende ser de utilidad a las empresas y a los distintos agentes económicos y sociales, facilitando información para la planificación de las estrategias a seguir, tanto para la gestión de la empresa, como de cara al establecimiento de políticas públicas que puedan dirigir convenientemente sus programas de actuación.

Para el presidente de FAEDPYME, José Luján, el informe es la prueba del potencial que tiene la colaboración universidad, instituciones y sociedad. Fruto de esta colaboración, los poderes públicos disponen de un diagnóstico científico de gran utilidad para desplegar sus políticas y de gran interés, también, para las empresas.

Finalmente, ha destacado la necesidad de potenciar las relaciones entre las universidades españolas y de América Latina, al objeto de favorecer proyectos conjuntos de formación e investigación que ayuden a dinamizar y hacer más competitivas a las mipymes iberoamericanas.

Por su parte, el secretario general de la SEGIB, Marcos Pinta Gama, ha manifestado que la información aportada por el informe puede servir de guía a los decisores sobre las políticas de apoyo a la mipyme iberoamericana, ayudando a plantear las estrategias más efectivas para afrontar la reactivación económica en esta región.

También ha intervenido Santos Pavón, director general de Universitas XXI, que ha destacado la importancia de las universidades de España y América Latina como entidades dinamizadoras de su entorno, vertiendo a él su conocimiento e investigaciones en beneficio de la sociedad que las rodea.

FAEDPYME ha conformado en los últimos años una Red Internacional de Investigación en pyme que facilita a los investigadores compartir recursos, proyectos y resultados de investigación que se utilizan en las instituciones de educación superior e investigación, en el campo de las disciplinas económicas y de la empresa, aplicados a las pymes.

En España, la red está compuesta por las universidades de Cantabria, Murcia, Politécnica de Cartagena, Extremadura, Miguel Hernández, Castilla-La Mancha, Sevilla, Granada, Málaga, Salamanca, Complutense de Madrid, Las Palmas de Gran Canaria y la UNIR. En el ámbito de América Latina participan cerca de 100 instituciones y universidades.

Contador