Publicado 06/10/2020 13:18CET

Logroño registró el año pasado más de 1.400 accidentes de tráfico en el casco urbano, 35 menos que en 2018

Logroño registró el año pasado más de 1.400 accidentes de tráfico en el casco ur
Logroño registró el año pasado más de 1.400 accidentes de tráfico en el casco ur - GOOGLE MAPS

   LOGROÑO, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La ciudad de Logroño registró el año pasado más de 1.400 accidentes de tráfico en su casco urbano, con Avenida de la Paz y Avenida de Salustiano Olózaga (tanto con la Circunvalación como con la calle Chile) como las dos vías con más incidencias a lo largo del 2019, según los datos facilitados este martes por el Ayuntamiento de Logroño.

   Si bien el número total de accidentes descienden a 1.437 en el año 2019 respecto de los 1.472 en 2018 y de los 1.568 accidentes en el año 2017, "la reducción de esos números no es suficientemente significativa para la consecución de los objetivos de mínima siniestralidad que persigue el Ayuntamiento de Logroño y su Policía Local".

   De acuerdo con las informaciones municipales, en la cabeza del ránking de accidentes urbanos se encuentran Avenida de la Paz, con 35 accidentes, y Avenida Salustiano Olózaga, tanto Circunvalación LO-20), con 25, como con Chile, con la misma cifra.

   Le siguen la calle Piqueras, con 23; Gran Vía, con 20; Avenida de Burgos, 18, la misma cifra que Duquesa de la Victoria y Vara de Rey; y cierran la lista, con 17, Duques de Nájera, Pérez Galdós y Avenida de Madrid.

   En todas estas calles, además, han sido en las que se han producido los accidentes de mayor siniestralidad y en los que más personas resultaron heridas.

   Estas calles son las más largas de la ciudad y los conductores circulan con mayor velocidad. Por tanto, "los datos constatan que la causa más importante de accidentes en el casco urbano pasa por no respetar el límite de velocidad".

   Precisamente, la concejala de Igualdad y Convivencia, Eva Tobías, y el inspector de la Policía Local de Logroño, Pedro Merino, junto con dos oficiales de Tráfico del cuerpo, han presentado esta mañana un nuevo radar ubicado en la zona de Avenida de Madrid, frente a la gasolinera de Las Gaunas.

   Además, el Consistorio apunta que "es determinante en estos accidentes las lesiones de las personas que se ven envueltas". Diversos estudios avalan que la velocidad inadecuada y excesiva al tipo de vía reduce el tiempo de reacción e impide la corrección de la trayectoria y el control del vehículo.

   Tanto la Policía Local de Logroño como la Concejalía de Desarrollo Urbano Sostenible consideran que "lo deseable es la concienciación ciudadana para disuadir a los conductores de las consecuencias de superar los límites de velocidad".

   Pero también los estudios "demuestran que este objetivo no se logra sin el uso de radares y controles que desincentiven la velocidad excesiva en los conductores".

   Por este motivo, la Policía Local ha comenzado a probar en los últimos días un tipo de radar de última generación ya en uso en otras localidades y cuerpos autonómicos. La velocidad en la ciudad incide también en el ruido y en las emisiones de CO2.

   Destacan desde el Consistorio "los esfuerzos realizados por los agentes, con el aumento de controles de velocidad y estado de elementos de seguridad de los vehículos, entre otras campañas para la mejora viaria que se realiza para llevar a cabo ese objetivo de descenso en el número y gravedad de siniestros".

   Con todo, finalizan desde el Ayuntamiento logroñés, "es necesario un esfuerzo adicional para lograr pacificar la velocidad de tránsito en el casco urbano a los 40 Km/h como regla general y 30 Km/h en las calles residenciales señalizadas".

Contador