Publicado 28/05/2021 17:00CET

Del Pozo defiende que el proyecto del Museo Arqueológico respeta la "identidad" del edificio y goza de "aval" técnico

Archivo - Museo Arqueológico de Sevilla
Archivo - Museo Arqueológico de Sevilla - CEDIDA - Archivo

SEVILLA, 28 May. (EUROPA PRESS) -

Tras el debate promovido por la Asociación de Defensa del Patrimonio de Andalucía (Adepa) en torno al proyecto de rehabilitación y modernización del Museo Arqueológico de Sevilla, con voces críticas respecto al mismo como las del exdirector del centro Fernando Fernández o José Manuel Baena de la Asociación de Profesores Ben Baso, la consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo, ha defendido que la actuación cuenta con "los máximos criterios técnicos y científicos" y "no modifica el sistema estructural" del edificio, diseñado por el emblemático arquitecto Aníbal González, de estilo neorenacentista y otrora pabellón de Bellas Artes de la exposición iberoamericana de 1929.

En declaraciones a los medios de comunicación, la consejera ha reaccionados a tales voces críticas con el proyecto, obra del arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra, después de que recientemente, la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico de Sevilla, adscrita a la Consejería de Cultura, informase favorablemente respecto al nuevo documento del proyecto básico, tras lo cual habrá de ser entregado y también evaluado el proyecto de ejecución.

Frente a tales reticencias, la consejera ha destacado la "envergadura" del proyecto, cuyo coste final ha sido fijado en 20,7 millones de euros desde el presupuesto inicial de 36 millones, recordando que la reforma y modernización de este centro constituye "una demanda histórica de Sevilla desde hace décadas". "Es inaplazable", ha aseverado.

EL CONCURSO INTERNACIONAL

Especialmente, ha recordado que el diseño de Vázquez Consuegra deriva del concurso "público e internacional" promovido en 2010 para seleccionar la remodelación de este centro museístico, agregando que la actuación está "avalada por los técnicos y expertos" y se ciñe a "los máximos criterios técnicos y científicos".

Así, ha defendido que el diseño de Vázquez Consuegra "no modifica el sistema estructural del edificio original, ni sus fachadas o cubiertas", e incluso "restituye" elementos "alterados por las reformas de 1945 y 1981". Es decir que el proyecto respeta "la identidad" del emblemático pabellón de Bellas Artes de la exposición iberoamericana de 1929, protegido como bien de interés cultural (BIC), toda vez que hablamos de un museo de titularidad estatal y gestión autonómica.

Tras el cierre del museo en enero de 2020 para permitir este proyecto, recordémoslo, comenzó el traslado de las más de 700.000 piezas que componen la colección del Museo Arqueológico de Sevilla hasta las naves del Centro Logístico del Patrimonio Cultural de Andalucía, ubicado en La Rinconada y que acogerá dicha prolija colección hasta que el emblemático pabellón de la Plaza de América de la capital andaluza esté listo tras la reforma y modernización planeada desde hace años y años.

EL PRESUPUESTO

Y es que después de que en 2010 el concurso de ideas convocado para la contratación del diseño de la rehabilitación del museo y la modernización de sus instalaciones fuese resuelto en favor de la propuesta de Vázquez Consuegra, que implicaba un coste de aproximadamente 36 millones de euros, los años transcurrieron sin materializar la iniciativa y ya en 2019 fue encargado al arquitecto una modificación del proyecto inicial, que finalmente reduce a unos 20,7 millones de euros el coste de las obras.

Según el dictamen de la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico, el proyecto modificado "asume el reto de recuperar el legado de Aníbal González, la espacialidad y la apertura al parque de María Luisa con la funcionalidad exigente de un museo del siglo XXI", conservando "la identidad del edificio histórico y su prestigiosa colección arqueológica, pero poniéndose al día con un planteamiento museográfico al servicio de sus colecciones".

MÁS DE UN SIGLO Y VARIAS REFORMAS PARCIALES

El dictamen, en ese sentido, rememora que el edificio cuenta con más de cien años de vida al concluir sus obras en 1919, acumulando "varias reformas parciales, desde 1941 a 1985, que habían ido matizando su concepción original", toda vez que "el paso del tiempo ha hecho su efecto tanto en sus fachadas e interiores como en su estructura".

Al mismo tiempo, las transformaciones que ha experimentado la museografía en las últimas décadas son notables, desde los medios tecnológicos a la comunicación, pasando por la ampliación de los servicios al público, pesando así la obsolescencia del discurso museográfico del recinto, que se remonta a los años 70 del pasado siglo.

Además, el nuevo proyecto básico respondería al reto de incorporar "los grandes descubrimientos arqueológicos realizados en los últimos años", como el tesoro de 19 ánforas cargadas de monedas de bronce de la época romana descubierto en 2016 en el parque del Zaudín de Tomares o los avances en la investigación del portentoso dolmen de Montelirio, enclavado en Castilleja de Guzmán.

Tras el citado dictamen favorable respecto al proyecto básico de la actuación, así, la autorización final está pendiente de la presentación del proyecto de ejecución definitivo.

Contador