Publicado 30/10/2020 13:32CET

El Salvador.- El Supremo salvadoreño descarta el juicio contra los supuestos 'cerebros' de la masacre de jesuitas en 1989

MADRID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Corte Suprema de Justicia de El Salvador ha confirmado el sobreseimiento de la causa abierta contra los exmilitares Juan Orlando Zepeda y Francisco Herrera Fuentes, sospechosos de ser los autores intelectuales de la masacre que se cobró la vida en 1989 de seis jesuitas, entre ellos cinco de nacionalidad española.

Los abogados de las víctimas habían solicitado en 2017 que se abriese un nuevo juicio contra los supuestos 'cerebros' del ataque, por el que la Audiencia Nacional de España condenó este mes de septiembre a más de 133 años de prisión al excoronel y exviceministro de Seguridad Pública de El Salvador Inocente Orlando Montano.

Los abogados alegaban que la derogación de la Ley de Amnistía abría la puerta a un nuevo proceso, una tesis que aceptó en un primer momento el Juzgado Tercero de lo Penal. Sin embargo, la Sala de lo Penal de la CSJ ha fallado en sentido contrario por dos votos a uno, según el diario salvadoreño 'La Prensa Gráfica'.

Según los magistrados, un nuevo juicio violaría la Constitucional al pretender reabrir "causas ya fenecida", entendiendo que no se puede aplicar de forma retroactiva la prescripción de la que ya se vieron beneficiados Zepeda y Herrera Fuentes. De este argumento se beneficiarán, entre otros antiguos altos cargos, Orlando Montano, que no será juzgado por tanto en El Salvador.

El abogado Arnau Baulena, que representa a los jesuítas, ha considerado la última sentencia "una aberración jurídica", ya que el recurso se presentó a partir de lo dictaminado por la Sala de lo Constitucional en relación a la derogación de la Ley de Amnistía. En este sentido, ha recordado que dos instancias inferiores "habían dicho que el juicio procedía".

Además de los seis jesuitas, entre los que figuraba el ideólogo de la Teoría de la Liberación Ignacio Ellacuría, en la matanza perpetrada en la Universidad Centroamericana José Simeón Caña también fallecieron una empleada doméstica y la hija de ésta.

Contador