Publicado 18/10/2021 14:24CET

UGT Aragón estima que unas tres mil personas podrían ser víctimas de explotación laboral en la Comunidad

El responsable del Departamento de Migraciones de UGT Aragón, Antonio Ranera,y la secretaria de Formación y Empleo de UGT Aragón, Pura Huertas.
El responsable del Departamento de Migraciones de UGT Aragón, Antonio Ranera,y la secretaria de Formación y Empleo de UGT Aragón, Pura Huertas. - UGT

ZARAGOZA, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

UGT Aragón ha presentado este lunes el informe 'Explotación y trata de seres humanos con fines laborales: una práctica presente en Aragón', en el transcurso de una rueda de prensa en el centro 'Arsenio Jiménez', en la que el responsable del Departamento de Migraciones de UGT Aragón, Antonio Ranera, ha estimado que "unas tres mil personas podrían ser víctimas de explotación laboral" en esta comunidad autónoma. El perfil medio de quien sufre estas situaciones es el de una mujer, joven, latinoamericana y sin papeles que se dedica a los cuidados y al servicio doméstico.

Este estudio, que se ha hecho público este lunes con motivo de la celebración del Día Europeo contra la Trata de seres humanos, es el tercer informe que realiza el sindicato y refleja que los datos de explotación laboral empeoran, ha declarado la secretaria de Formación y Empleo de UGT Aragón, Pura Huertas, quien ha considerado que otra explicación puede ser que "somos capaces de detectar más casos".

Huertas se ha felicitado del anuncio realizado este domingo en el Congreso del PSOE de que "el Gobierno va a abolir la prostitución", que es una "forma de explotación y trata sexual que desde hace años consideramos un modo de explotación, mayoritariamente de mujeres extranjeras y traídas a la fuerza".

El responsable del Departamento de Migraciones de UGT Aragón, Antonio Ranera, ha detallado que "unos 40 millones de adultos y niños son víctimas en este momento del trabajo forzoso", término en el que se incluye "la explotación laboral y la trata de seres humanos y explotación sexual". En base a esos estudios, Ranera ha afirmado que "puede estimarse que en estos momentos unas tres mil personas pueden ser víctimas de trabajo forzoso en Aragón".

Ranera ha apuntado como causas principales de los casos de explotación laboral "la creciente desigualdad tras la falsa salida de la crisis de 2008", que ha llevado a un "aumento de la exclusión social", junto a las situaciones de "irregularidad administrativa" en que se encuentran muchas de las víctimas, que son extranjeros 'sin papeles'.

Se trata de una realidad, ha dicho el representante sindical, que "no se dan en sitios apartados" sino que "se convive con ellas en nuestros barrios, pueblos o polígonos industriales".

MÁS CASOS DETECTADOS

El responsable de Migraciones se ha referido a la labor que desde UGT se hace con este colectivo, con "talleres con los delegados para detectar este tipo de situaciones", en colaboración con "la administración y las fuerzas de seguridad" y monitorizando a "las víctimas".

Una labor en la que han visto "triplicarse el número de casos que hemos detectado desde 2018", en que el sindicato presentó el primer informe de este tipo.

El sector del servicio doméstico y los cuidados se sitúa "por primera vez" a la cabeza entre los casos detectados de explotación laboral, ha indicado Ranera, siendo el segundo puesto para "agricultura y ganadería", y en tercer lugar, "la hostelería".

En cuanto al perfil de las víctimas, Ranera ha llamado la atención sobre la "progresiva feminización de la explotación laboral en Aragón", debido a que esta situación "crece en sectores feminizados, como son los del hogar y la hostelería".

Además, se constata que "dos de cada tres son personas que provienen de Latinoamerica", y se trata de personas jóvenes, en concreto "la mitad tienen menos 35 años, y la mayoría menos 54".

SIN PAPELES

Un 36 por ciento de las víctimas estaban en situación irregular. En Aragón solo un 7 por ciento de los residentes se encuentran en esa tesitura, ha relatado Ranera, por lo que "no tener 'papeles' es un elemento clave" para caer en este tipo de explotación", si bien ha recordado ese 64 por ciento, que sí está en España de manera regular para agregar que el factor de "exclusión social es aún mas relevante" para ser víctima de trabajos forzosos.

En cuanto a sectores, por primer año, el sector del servicio doméstico y cuidados se sitúa en primer lugar, seguido de la agricultura y ganadería, mientras que en tercer lugar aparece la hostelería

Por tanto, mujer, joven, latinoamericana y sin papeles son las circunstancias que configuran el perfil medio de quienes sufren explotación laboral en Aragón.

Antonio Ranera ha subrayado que "el número de casos detectados es similar en el medio rural y en el medio urbano en términos absolutos", lo que indica que "trabajar en los pueblos es también un factor de riesgo".

Ha continuado diciendo que los explotadores son "en su gran mayoría personas de nacionalidad española". Y, entre las situaciones a que se enfrentan estas víctimas de trabajo forzoso, ha enumerado que cobran un "salario por debajo convenio, ausencia de contratación y, por tanto, de Seguridad Social, y jornadas interminables", que llegaban a las 24 horas los siete días de la semana en el caso de internas en el hogar.

TRATOS VEJATORIOS

Ranera ha referido que estos trabajadores han dicho haber sufrido con frecuencia "tratos degradantes y vejatorios, falta de medidas de seguridad, y abusos de toda índole". Ha hecho hincapié en que a estas personas les resulta "difícil salir del círculo de la pobreza" porque "desconocen los recursos o las instancias a que pueden acudir" y además se ven afectados "psicológicamente en su nivel de autoestima".

Para el responsable del Departamento de Migraciones, es "manifiestamente mejorable la intervención que ofrece Aragón" para estas víctimas, donde ha lamentado que "faltan espacios, medios y recursos especializados", y ha pedido también que estas actuaciones "pongan a la víctima en el centro".

Ranera ha reclamado la creación en Aragón de una "mesa de coordinación contra los trabajos forzados", que sirva para "detectar casos, ofrecer formación, poner una perspectiva de género y monitorizar los sectores más sensibles para hacer un tratamiento especializado".

Respecto al Gobierno central, ha pedido que se apruebe una "ley contra la Trata de Seres Humamos, que todavía no tenemos", así como que la figura de empleada del hogar se incorpore al régimen general de la Seguridad Social, entre otras medidas.

TESTIMONIO PERSONAL

En el informe se recogen algunos casos reales de explotación laboral y además, en la rueda de prensa, ha expuesto su experiencia Constanza, una mujer colombiana que estuvo durante casi tres años haciendo labores de limpieza en un domicilio sin contrato y sufriendo tratos humillantes: "Una situación que aguanté porque me prometieron hacerme fija a los tres años, como marca la ley".

Ha explicado que, cuando se cumplió el plazo y se presentó con los papeles para la formalización del contrato le dijeron que no le podían hacer "ese favor". Este hecho, así como otras circunstancias a las que se vió obligada al llegar la pandemia, hicieron que se decidiese a denunciar su situación ante los tribunales, donde le dieron la razón y le reconocieron dos años de trabajo.

Con su testimonio, Constanza ha querido animar a mujeres vulnerables como era su caso, para que denuncien. Les ha recordado lo siguiente: "Tenemos derechos y no estamos solas". Ha agregado que esto no pasa solo a los extranjeros, "también hay muchos españoles".