Sicur 2018 plantea los nuevos retos para combatir el terrorismo y analizar los servicios de seguridad

Ifema
NOTIMÉRICA
 
Actualizado 21/02/2018 19:14:34 CET

   MADRID, 21 Feb. (Notimérica) -

   Los últimos atentados terroristas vividos alrededor del mundo, en los que la acción criminal terrorista adopta nuevas modalidades, ha exigido también que las fuerzas de seguridad modifiquen sus protocolos para prevenir nuevos atentados. Esta trágica realidad fue examinada este miércoles por los servicios de seguridad y emergencias de Londres y Barcelona en una mesa redonda en el marco de Sicur 2018, Salón Internacional de Seguridad que organiza Ifema en la Feria de Madrid y que finalizará este viernes 23.

   Numerosos representantes de los servicios de seguridad y emergencias de Londres y Barcelona participaron esta mañana en la mesa redonda titulada "Nuevos retos ante atentados terroristas: lecciones aprendidas", que presentó y moderó un representante del Servicio de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid Juan José García, en el programa Foro Sicur.

   El asistente del comisario adjunto de la Brigada de Bomberos de Londres, Patrick Goulbourne, comenzó la intervención de esta sesión mostrando mediante una proyección todos los ataques terroristas que se dieron durante 2017 en Londres y cómo actuó el servicio de bomberos de la ciudad ante tales atrocidades. Asimismo, propuso una serie de retos futuros que se deberán cumplir para evitar que las células terroristas pongan en riesgo la vida de los ciudadanos.

ifema

   Por su parte, el Jefe de la Unidad de Procedimientos de Barcelona Rafael Álvarez, comentó el preocupante estado en el que se encuentra la ciudad de Barcelona tras el último ataque perpetrado por varios terroristas que utilizaron una furgoneta como arma para atropellar a multitud de personas en una transitada calle de la ciudad.

   "Siempre esperas que no llegue, pero sabes que puede ocurrir, por lo que hay que iniciar acciones para evitar otro nuevo ataque", aseguró Álvarez durante su ponencia. Del mismo modo, y con ayuda del proyector, mostró las medidas preventivas que desde entonces se han llevado a cabo para evitar otro nuevo ataque como: actualizar planes de emergencia municipales, reuniones con todos los servicios municipales o la preparación cartográfica de escenarios sensibles, entre muchas otras.

   Otro de los ponentes de esta jornada fue el sargento Josep Gimeno de Barcelona quien contó su historia vivida en primera persona en el atentado del 17 de agosto en las Ramblas de Barcelona. "La peor pesadilla que puede tener un mando es perder un compañero", aseguró emocionado Gimeno. Finalmente, quiso recordar a todos aquellos profesionales que perdieron la vida tratando de salvar las de otros.