Actualizado 24/10/2015 20:41 CET

Al menos 56 candidatos colombianos llegan amenazados a las urnas

4 Asesinatos De Un Grupo Desconocido Causan Temor En Colombia
COLPRENSA

BOGOTÁ, 24 Oct. (Notimérica) -

En un municipio, 60 millones de pesos (unos 20.000 dólares) no alcanzarían para mucho, tal vez para construir dos modestos parques o para la reparación de una calle. Sin embargo, en Tuluá (Centro del Valle del Cauca) alguien decidió ponerle ese precio a la cabeza del candidato a la Alcaldía por el Movimiento Alternativo Social Indígenas (Mais), Gustavo Vélez.

En la recta final de la campaña para elecciones de autoridades locales y regionales se han disparado las denuncias por estos casos en todo el Valle del Cauca. La Misión de Observación Electoral, MOE, desde hace varias semanas había alertado de los riesgos. Incluso informó que, según sus estudios, 20 municipios del Valle estaban en peligro por factores de violencia.

Vélez aseguró que la amenaza le llegó a través de un amigo, cuya fuente es fiable. Incluso las autoridades establecieron que la orden procedía de una oficina de cobro de Chinchiná, Caldas. Además, la amenaza se hace más verídica después de que otro político de ese movimiento fuera asesinado en campaña electoral.

Esta amenaza se hizo pública hace tres días. Esta misma semana, una aspirante del mismo partido aspirante al Concejo también fue amedrentada. Las candidata Gloria Arce señaló que siente temor por su vida ya que el martes, a través de panfletos, le hicieron saber que estaba en peligro "por el solo hecho de ser mujer", recoge el diario colombiano 'El país'.

Un caso similar se vive en Florida, donde la candidata a la Alcaldía por la Alianza Verde y Aico, Paola Guevara, ha denunciado que en repetidas ocasiones la han atacado a ella, su equipo de campaña y sus sedes. Este viernes fue capturado en flagrancia un candidato a la Alcaldía de Ginebra mientras organizaba compra de votos del domingo.

El comandante de la Policía en la región del Valle, el coronel Fernando Murillo, confirma que hay registros de 56 candidatos amenazados, 11 de los 33 que denunciaron tienen protección, mientras que 23 no quisieron formalizar la denuncia.

Entre los municipios con casos preocupantes está Buenaventura, donde cuatro candidatos están amenazados. También hay candidatos en riesgo en Cali, Jamundí, Dagua, Florida, Pradera, Alcalá, El Dovio y Cartago, donde ocurrió el primer crimen electoral.

RIESGOS ELECTORALES

Pese a que en muchos lugares del Valle del Cauca se habla casi a diario de delitos electorales, sobre todo en las últimas semanas, los informes de la Misión de Observación Electoral, MOE, en esta región evidencian una disminución de las prácticas irregularidades durante la actual campaña.

En 2011, cuando se escogieron por última vez las autoridades locales y regionales, hubo doce municipios en riesgo, mientras que en esta ocasión las localidades en peligro son ocho. Buenaventura se sitúa como la localidad con más riesgo, seguido de El Dovio, Cartago, Dagua, Cali, Palmira, San Pedro y La Victoria.

En el caso de fraude, el consolidado de la MOE evidencia que mientras que en 2011 hubo 20 municipios afectados, en este caso los factores de alerta recaen sobre 12 localidades: El Dovio, Cartago (con riesgo extremo), Ulloa, La Victoria, Sevilla, San Pedro, Vijes, El Cerrito, Palmira, Cali, Dagua, Buenaventura (con riesgo alto).

Al norte del Valle asesinaron a Ignacio Londoño, precandidato independiente y a quien conocían como "el abogado de la mafia". En el funeral, su hermano Carlos Andrés Londoño anunció que sería el candidato oficial del Movimiento Alternativo Indígena y Social.

Sin embargo, aunque él no habla de amedrentamientos, el rotativo 'El País' conoció que la semana pasada a las autoridades les llegó un mensaje en el que se insinuaba que Londoño y el candidato al Concejo del Partido Liberal y actual presidente de esa corporación, Luis Zapata, no llegarían vivos al 25 de octubre.

Ninguno de los dos candidatos quiso pronunciarse al respecto, mientras que el secretario de Gobierno de esa ciudad, Felipe Rengifo, dice que la situación se sale de sus manos, que pese a las denuncias, las autoridades de Policía y la Gobernación no han hecho nada.

El secretario de Gobierno del Valle, Orlando Riascos, asegura que a su despacho no ha llegado ninguna queja ni denuncia, que lo que conoce es a través de los medios de comunicación. Explica que los riesgos detectados en la región están orientados al tema de trashumancia electoral y otro tipo de delitos, pero que los 1.032 puestos de votación que hay en el departamento van a estar custodiados. "Si hay casos de amenaza, están en manos de la Policía, pero a mí, personalmente, no me han notificado nada".

Este hecho es reprochado por Óscar Marino Badillo, candidato de Cambio Radical a la Alcaldía de Obando. Sostiene que es "una brutalidad lo que dice Riascos", más cuando él mismo llevó la denuncia a un Comité de Garantías Electorales, poniendo su caso en conocimiento de las autoridades.

El candidato dice que su trayectoria como funcionario no le dejó problemas con nadie. Que no entiende de dónde provienen las intimidaciones. Pero el mensaje de texto que llegó a su teléfono móvil un día antes del cierre de inscripciones fue claro.

El rumor en ese municipio es que la alcaldesa Nidia Lucero Ospina, su yerno, José Ignacio Mira o alias 'Capitán Mira', señalado de tener nexos con narcos, y su candidato John Mario Vélez, estarían detrás de la amenaza.

La alcaldesa lo desmiente. Dice que en su municipio no hay bandas criminales y que conoce al 'Capitán Mira' como ser humano, porque es el esposo de su hija.

Sin embargo, el malestar por las declaraciones de Orlando Riascos no solo lo expresa Badillo. María Isabel Urrutia, candidata del Mais a la alcaldía de Cali, sostiene que lo que hubo contra ella no fueron amenazas. "Un tipo llegó a mi casa con un arma en la mano preguntando por mí. Afortunadamente yo no estaba. Lo mío no fue una amenaza, fue un atentado contra mi vida".