Publicado 10/08/2021 16:14CET

Abiy pide a la población de Etiopía que se una a las filas del Ejército para derrotar al TPLF "de una vez por todas"

Archivo - Abiy Ahmed, primer ministro de Etiopía
Archivo - Abiy Ahmed, primer ministro de Etiopía - MISTRULLI/FOTOGRAMMA/ROPI / ZUMA PRESS / CONTACTOP

Resalta que "la batalla no es con Tigray, sino con las fuerzas terroristas"

MADRID, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, ha hecho este martes un llamamiento a la población para que se una al Ejército para combatir al Frente Popular para la Liberación de Tigray (TPLF), ante la expansión del conflicto en Tigray a las regiones adyacentes de Afar y Amhara pese al alto el fuego unilateral decretado a finales de junio por el Gobierno.

"Es el momento adecuado para que todos los etíopes capaces que estén en edad se unan al Ejército, las fueras especiales y las milicias para mostrar su patriotismo", ha señalado Abiy a través de un comunicado publicado por su oficina.

Así, Abiy ha dado orden al Ejército de "detener la destrucción de la traicionera y terrorista organización y las maquinaciones de manos extranjeras de una vez por todas" y ha pedido a todos los ciudadanos que "permanezcan vigilantes y protejan sus barrios".

"Deben ser pilares dando suministros y apoyo moral al Ejército", ha manifestado el primer ministro, que ha defendido que "todos los etíopes deben trabajar de cerca con las fuerzas de seguridad siendo sus ojos y orejas en el país para perseguir y descubrir a espías y agentes del TPLF".

El primer ministro etíope ha criticado en su comunicado a los "traidores que muerden la mano que les da de comer y dan la espalda a Etiopía" en el marco de un intento de "desmantelar el país", antes de acusar al TPLF de seguir una mentalidad de "si no gobiernan el país, hay que destruirlo".

"Es bien conocido que el pueblo etíope, consciente de los problemas con el grupo terrorista TPLF, le han dado muchas oportunidades y 27 años para que se reforme. Sin embargo, este grupo, concebido por la conspiración y alimentado por la destrucción, está más inclinado al daño que a la corrección", ha señalado.

En este sentido, ha acusado al grupo --que fue el partido fuerte dentro de la coalición que gobernó Etiopía desde 1991 hasta 2018, el Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (EPRDF)-- de "refugiarse en Mekelle --la capital de Tigray-- y gastar tiempo en actuar con enemigos internos y externos del Estado" para provocar "un conflicto, desplazamiento y asesinatos horribles en el país de forma diaria".

"A pesar de todos los insultos y burlas, el Gobierno aplicó hasta el último momento todos los medios para la paz y la reconciliación", ha argumentado, antes de recordar que el TPLF lanzó "un ataque sin precedentes" el 3 de noviembre de 2020 contra la base del Ejército en Mekelle.

Este ataque llevó a Abiy a declarar un día después una ofensiva contra el TPLF que llevó "al heroico Ejército, junto a las milicias de Amhara y Afar y las fuerzas especiales, a derrotar al TPLF y romperle la espalda, obligando a sus miembros a ocultares en trincheras".

"Muchos de sus líderes han muerto, otros han sido capturados y otros se ocultaron en cuevas entre el pueblo de Tigray", ha resaltado, al tiempo que ha incidido en que las autoridades han trabajado "duro" para "liberar" Tigray de la "lacra" del TPLF y reconstruir la región.

EL TPLF BUSCA "DESINTEGRAR" ETIOPÍA

De esta forma, ha criticado al TPLF por llevar a cabo "sabotajes" durante los últimos meses ante el "silencio" de la comunidad internacional, antes de defender la decisión de Adís Abeba de declarar un alto el fuego humanitario de cara a la temporada de siembra.

"Sin embargo, es evidente que los granjeros tigriña no podrán trabajar a salvo a menos que el pueblo de Tigray sea separado para siempre de este grupo terrorista", ha argüido, antes de reiterar sus acusaciones contra el grupo por reclutar a niños soldado y masacrar a 200 personas en un centro médico.

"El traicionero TPLF no puede separarse de su comportamiento terrorista y su objetivo de desintegrar Etiopía. Los asesinatos y saqueos en comunidades de Amhara y Afar continúan", ha dicho, al tiempo que ha señalado que "incluso han saqueado monasterios" y han impedido la entrega de ayuda humanitaria.

Por último, ha reseñado que "la batalla no es con Tigray, sino con las fuerzas terroristas que han encontrado un escondite en Tigray". "Estamos luchando para liberar al pueblo de Tigray, que está siendo instrumentalizado por el TPLF, y a todo el pueblo de Etiopía para mantener la paz en el país", ha señalado.

"Nuestra lucha es contra las fuerzas de cerca y lejos que están detrás del terrorista TPLF para desmantelar el país y destruir la existencia de Etiopía. Todos los patriotas deben estar con sus corazones para proteger la soberanía hoy como en el pasado", ha remachado.

El vice primer ministro y ministro de Exteriores de Etiopía, Demeke Mekonen, acusó recientemente al TPLF de "perder la oportunidad de la paz" al rechazar el alto el fuego unilateral, en medio de una expansión de los combates a Afar y Amhara, que han emitido en respuesta llamamientos a su población para armarse y hacer frente al grupo.