Publicado 25/07/2022 09:07

Abren los colegios electorales para el controvertido referéndum constitucional impulsado por el presidente de Túnez

Soldados de Túnez protegen material electoral de cara al referéndum constitucional impulsado por el presidente, Kais Saied
Soldados de Túnez protegen material electoral de cara al referéndum constitucional impulsado por el presidente, Kais Saied - Khaled Nasraoui/dpa

MADRID, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los colegios electorales tunecinos han abierto sus puertas a primera hora de este lunes para la celebración de un controvertido referéndum constitucional impulsado por el presidente, Kais Saied, en medio de las denuncias de la oposición sobre la deriva autoritaria del mandatario desde que en julio de 2021 se arrogara todas las competencias.

Según las informaciones recogidas por la emisora tunecina de noticias Mosaique FM, más de 4.500 colegios electorales han sido activados para la votación, a la que están convocados cerca de nueve millones de tunecinos. Los centros de votación cerrarán sus puertas a las 22.00 horas (hora local).

Los tunecinos residentes en el extranjero empezaron a votar durante la jornada del sábado, mientras que el presidente de la Instancia Superior Independiente para las Elecciones (ISIE), Faruk Buasker, afirmó la semana pasada que el organismo espera publicar los resultados entre el 26 y el 27 de julio.

El presidente tunecino ha defendido el proyecto de Constitución y ha recalcado que no supone un riesgo para los derechos y libertades de la población, por lo que animó a los ciudadanos a votar 'sí', ante críticas internas e internacionales por el modelo 'hiper presidencialista' que impulsa el documento.

El borrador de la Carta Magna aglutina en torno a la Presidencia la mayoría de las competencias y reduce el poder del Parlamento, suspendido en julio de 2021 --y posteriormente disuelto--, fecha en la que Saied disolvió el Gobierno y se arrogó todas las competencias.

En caso de ser aprobado en referéndum, el documento sustituirá a la Carta Magna aprobada en 2014 al hilo del derrocamiento en 2011 del entonces presidente, Zine el Abidine ben Alí, en el marco de una oleada masiva de protestas populares en la conocida como 'Primavera Árabe'.

Contador