Publicado 04/08/2020 14:46CET

ACNUR denuncia la muerte de al menos 18 personas por un ataque contra un campo para desplazados internos en Camerún

Camerún.- ACNUR denuncia la muerte de al menos 18 personas por un ataque contra
Camerún.- ACNUR denuncia la muerte de al menos 18 personas por un ataque contra - ACNUR / XAVIER BOURGOIS

MADRID, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

Al menos 18 personas han muerto y otras once han resultado heridas por un ataque perpetrado el pasado domingo por hombres armados contra un campamento para desplazados internos de la localidad de Nguetchewe, en la región Extremo Norte de Camerún, según ha informado este martes la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

El portavoz de ACNUR, Babar Baloch, ha contado que el ataque se produjo a primera hora del 2 de agosto cuando hombres armados con artefactos explosivos, incluidas granadas, atacaron el asentamiento, donde viven unos 800 desplazados internos.

"Unas 1.500 personas, incluidos residentes aterrorizados de las comunidades de acogida, huyeron a la cercana localidad de Mozogo por seguridad", ha dicho Baloch, de acuerdo con un comunicado.

Baloch ha recordado que "las comunidades locales de esta empobrecida zona son quienes suelen dar la primera respuesta de emergencia a quienes huyen de la creciente inseguridad y violencia en la zona, que cubre el lago Chad y el noreste de Nigeria". "Comparten con ellos los pocos recursos que tienen", ha destacado.

"ACNUR está indignado" por este ataque, ha afirmado Baloch, indicando que la agencia de la ONU está desplegando una misión de emergencia para evaluar la situación sobre el terreno y atender las necesidades de los afectados, que augura que tendrán que ver con el alojamiento, el agua y la higiene en el contexto de la pandemia de coronavirus.

"ACNUR insta a todos los actores a respectar el carácter civil y humanitario de los campamentos para desplazados internos y a responder rápidamente a las urgentes necesidades de los que han huido de la violencia y sufrido múltiples desplazamientos", ha exhortado.

La región camerunesa de Extremo Norte, enclavada entre los estados nigerianos de Borno y Adamawa y el lago Chad, alberga ya a 321.886 desplazados internos y a 115.000 refugiados nigerianos.

Naciones Unidas ha recordado que "este ataque sigue a un significativo aumento de los incidentes violentos en el Extremo Norte de Camerún durante el mes de julio, incluidos saqueos y secuestros por parte de Boko Haram y otros grupos armados".

A su vez, ha enfatizado, la violencia en Camerún "es un triste recordatorio de la intensidad y la brutalidad de la violencia en la cuenca del Lago Chad, que ha forzado a más de tres millones de personas a huir" y le ha costado la vida a unas 30.000 personas.